Una agenda para la ciudad

08/10/2015
Existen quejas de diferentes sectores de la ciudad con un común denominador: la falta de una oferta cultural y de ocio. Lo aseguran los residentes que permanecen más allá del periodo vacacional en la ciudad y que excusan para volver a sus domicilios, los jóvenes que reclaman una oferta de ocio alternativa a la nocturna y una parte de la ciudadanía que exige una mayor actividad cultural. 

Cuando uno revisa las diferentes agendas de la ciudad puede comprobar la cantidad de actos que hay en una semana y algunas de esas quejas se entienden menos porque uno va a esos actos, algunos muy interesantes, y siempre te sueles encontrar con las mismas personas y un aforo nunca completo, excepto honrosas excepciones. Si hubiera tal demanda estarían llenos, también puede ser que no sean del gusto de una mayoría, que no sean de la calidad esperada por el público o que probablemente haya otras razones.

Dicen que lo que no se ve no existe. En el caso de los eventos es totalmente cierto. La cultura y el ocio necesita visibilizarse y difundirse por muchos medios para que la gente termine asistiendo. Y eso es una explicación posible de lo que ha estado ocurriendo en Marbella, aunque se exprese con frecuencia cómo que en Marbella no hay actos culturales o de ocio. Los hay, no en la cantidad y en la calidad que muchos quisieran pero existen y algunos son muy interesantes, tanto públicos como por organizadores privados pero al desconocerlo una gran mayoría, es lo mismo que si no existieran.

Por tanto es condición necesaria pero no suficiente a la oferta de cultura y ocio dedicar una parte de los esfuerzos en difundirla. En otras ciudades hay revistas o folletos privados tipo “Youthing” o “Guía del ocio”, gratuitas que viven gracias a la publicidad contenidas en las mismas y que se reparten en muchos lugares como restaurantes, bares y tiendas, dónde la gente puede consultar toda la oferta de la ciudad, normalmente mes a mes. Suele estar prácticamente todo y la gente lo sabe y las consultan. Esta casi toda la actividad tanto pública como privada que se programa con la debida antelación.

Algo que ha faltado en Marbella, espacios y formatos de difusión donde sepas que vas a encontrar todo la oferta cultural y de ocio de la ciudad tanto municipal como privada. En los medios digitales y las redes han proliferado muchas páginas, aplicaciones y agendas para aplaudir pero representan un esfuerzo fragmentado que llega a sólo una parte de la población. Físicamente falta cartelería de los eventos públicos en lugares estratégicos de la ciudad donde la población los pueda ver y buscar de forma reiterada, sabiendo que va a estar actualizada. Son muchos los que publican las actividades pero necesitamos un medio o varios donde encontrarlo todo.

Una vez que tenemos cubierto la difusión y la seguridad de que los ciudadanos y los turistas disponen de los medios para conocer toda la oferta cultural y de ocio, podemos avanzar al siguiente paso: averiguar si son del agrado de todos en cuanto a tipo, cantidad y calidad. Un feed-back necesario para lo que las encuestas de satisfacción y de conocimiento sobre los hábitos de ocio y cultura de los ciudadanos y turistas son de mucha utilidad. Es importante conocer la demanda para adaptar la oferta. Tenemos que analizar cuando una actividad no se ha llenado cuál ha sido la razón, sobre todo cuando es con recursos públicos.

Una vez que tenemos la difusión, el tipo, la cantidad y calidad de actos para todo tipo de colectivos de la ciudad, nos queda planificar en el año para romper la estacionalidad, haciendo más larga la estancia de nuestros residentes y captando nuevos turistas fuera de la época vacacional y que la ciudadanía sienta que la oferta cultural de la ciudad se encuentra a la altura de sus expectativas. Y algo no menos vital, intentar la coordinación, al menos pública para aunar esfuerzos y recursos.

Un tema recurrente en las mesas sectoriales que tuvieron lugar en la preparación del Plan Estratégico de Marbella fue la necesidad de crear grandes eventos culturales, gastronómicos y deportivos en la ciudad.

En lo gastronómico está claro, tenemos más estrellas Michelín que cualquier ciudad de Andalucía y una buena restauración, sin embargo no existe ningún gran acontecimiento gastronómico pese a que con la marca Marbella no sería nada difícil potenciar uno, tenemos además a uno de los chef más reconocidos en el panorama nacional y de Marbella, Dani García. En el golf somos una referencia en cuanto a número de campos de golf, sin embargo nunca se ha organizado un gran torneo como un Open de Golf. Lo mismo podríamos decir del deporte, hay buenas iniciativas como puede ser la Media Maratón de Marbella que este año ha llegado a su trigésima edición pero que no nos distingue tanto de otras muchas ciudades que la hacen, excepto por la estética del recorrido que va junto al mar o discurre por las murallas del Castillo. Nos hacen falta grandes eventos singulares para Marbella y a ser posible fuera del verano que nos ayuden a romper la estacionalidad.

Ya se nos pasó la resaca de la vuelta ciclista por Marbella. Una gran prueba deportiva a la que la anterior corporación ni la actual pudieron decir que no. Dio una gran promoción a la ciudad por las amables imágenes que retrasmitieron de la ciudad, algo descafeinadas por la dudosa gestión del recorrido totalmente achacable a Unipublic, organizadores de la Vuelta, que restó audiencia junto a un horario fuera de lo habitual en España y la fecha de arranque de la misma, en plena temporada alta cuando los hoteles ya estaban en su mejor ocupación, más en un año histórico, que obligó a muchas personas de la organización y de los equipos a pernoctar en las ciudades limítrofes.

No hay nada mejor que los números para realizar una primera evaluación de un evento. No siempre están disponibles aunque a veces es posible adelantar de forma intuitiva si han sido un éxito o un fiasco.

En el caso de la vuelta ciclista la organización supone unas 2.400 personas y unas 2.500 camas, a lo que hay que sumar unos 22 equipos. La factura diaria, solo de la organización ronda los 200.000 euros a lo que hay que sumar la de los corredores y equipos y el gasto de restaurantes, ocio, supermercados. La vuelta traslada cada día 500 vehículos y 30 trailers que consumen diariamente 16.000 euros de combustible. Esto sin contar el gasto de los técnicos y aficionados que siguen la vuelta. A lo que hay que sumar el valor de las dos horas retrasmitidas promocionando la ciudad a nivel nacional e internacional que tiene otro impacto sobre la marca Marbella.

Por contra el coste para la ciudad ha sido de 400.000 en ejecución de obras más las horas extras del personal municipal para la puesta a punto. Juzguen ustedes mismos los resultados.

Algunas cifras de eventos de destinos andaluces son indicativos de la importancia que suponen para una ciudad: la estimación del gasto total generado por el gasto por visitante en la Semana Santa de Málaga en 2014 fue de 29 millones en euros y el impacto económico del Gran Premio de España de Motociclismo de Jerez en 2012 se situó en 43,5 millones de euros.

Estos datos se obtienen a partir de un número mínimo de encuestas para que sean representativas, en el caso de Málaga fue de 608 y se estima el gasto directo e indirecto pero también se analiza los aspectos más valorados sobre la ciudad. Algo que se echa de menos en Marbella, saber con datos de que hablamos, ya que lo que no puede medirse es difícil de evaluar y mejorar.

Sin embargo, no sólo hay que analizarlos con un criterio de rentabilidad, son también un gran recurso de promoción turística de la ciudad, contribuyen a fortalecer aún más nuestra oferta de ocio, son una proyección de la ciudad y la convierten en un lugar más amable.

En unos días tenemos un evento turístico destacable “Marbella 4Days Walking” que se acompaña de otro similar de 2 días para niños. Me llama la atención por varias razones: rompe la estacionalidad, tienen un buen impacto económico sobre la ciudad, produce cero CO2 porque es una actividad de senderismo al aire libre, potencia el deporte y los hábitos saludables tan relacionados con la imagen de ciudad del bienestar y la salud que debemos promocionar, es una actividad atractiva para nuestros residentes y visitantes que el año pasado alcanzaron casi los 2.000 inscritos de 18 nacionalidades y diversifican nuestra oferta turística al dar a conocer una Marbella alternativa a la playa y el lujo.

Una actividad de turismo activo que promociona otra Marbella dando a conocer nuestros paisajes urbanos y senderos de Sierra Blanca más allá de nuestras estereotipadas imágenes de una Marbella para tomar el sol, el shopping de lujo, jugar al golf, divertirse en clubs de playa y vivir la noche marbellí. Hay muchas Marbellas y los eventos son una buena excusa para ponerlas en valor.
Roma Abogados
Toma y daca
Campus altas capacidades
Izquierda Unida
HC Marbella International Hospital
Dental Mahfoud
Hidralia Día del Agua
Gallardo Viajes
Fernando Moreno
Hidralia
Blogs
El tiempo en Marbella
EL TIEMPO HOY
JVL
Pivesport
El Esplendor
Marbella24horas.es 2019 ©