El impacto psicológico en adultos por la cuarentena

24/04/2020
"Esto es peor que una guerra", repite mi abuela cada vez que hablamos por teléfono. Mi madre no dice nada, pero tampoco hace falta, lo veo en sus ojos... Cada persona vive esta situación de una manera diferente dependiendo de sus circunstancias personales (salud, recursos personales, apoyo emocional, contexto….). Desgraciadamente no todos corremos con la misma suerte de tener en casa simplemente ventanas o un pequeño balcón dónde salir a respirar.

La situación familiar de cada persona es distinta. Mientras que hay familias que están pasando la cuarentena juntos, hay otras que se han visto obligadas a separarse o no pueden llegar a sus primeras viviendas de residencia. Gente que pasa este tiempo sin más compañía que la de sí mismo o víctimas de maltrato que han visto aún más agravada su situación durante el confinamiento.

La capacidad para adaptarnos al cambio también es diferente en cada persona. Hay personas más suceptibles a desarrollar problemas psicológicos y por tanto más vulnerables. Son los que peor se van a adaptar a este cambio sino son capaces de gestionar el estrés de manera eficaz.

¿Quiénes son los más suceptibles a desarrollar trastornos psicológicos?

Cada persona tiene una carga genética diferente que le viene dada de serie. El estrés de manera prolongada en el tiempo (factor precipitante) sería la llave que abriría las puertas a nuestro ADN dormido potencialmente peligroso (factores predisponentes). Estos factores, como su nombre indican, "nos predisponen" a desarrollar ciertas patologías (tanto físicas como mentales). La mala gestión del estrés daría cancha libre a despertar esas patologías antes "dormidas".

¿Cómo mantener el estrés "a raya"?

La clave será la capacidad de cada persona para adaptarse a la situación, ya que en la medida en la que nos adaptemos, la percepción del estrés bajará y tendremos en regla nuestro sistema inmunológico físico y mental.

La edad puede ser un factor a tener en cuenta.

A pesar de que el confinamiento está haciendo estragos en la salud emocional de nuestros pequeños, ellos tienen mayor capacidad para adaptarse a los cambios. Su cerebro tiene mayor plasticidad (capacidad del cerebro para recuperarse y reestructurarse) y cuando todo esto pase probablemente lo recuerden como "unas vacaciones en casa".



La otra cara es la de nuestros abuelos. Ellos son el colectivo más vulnerable pero el sentimiento más extendido no es el miedo, es la tristeza. Tristeza por ver a sus hijos, sus nietos o bisnietos pasar por un confinamiento obligado que ni por asomo entraba en sus expectativas de vida.

Adaptarnos a los cambios lleva tiempo. Y pedirle a los más mayores que se adapten a los tiempos que corren es como pedirle a un adolescente que comprenda la perspectiva de su madre.

Asumir que nada será igual que antes del confinamiento tampoco es tarea fácil

Contamos los días de menos y los tachamos en nuestro calendario como si se tratase de salir después de una condena. Expectativas y decepción. 

¿Por qué no contamos los días de más vividos, en lugar de los días de menos? Un día más en familia, un día más sin contagios, un día más de deberes, un día más de teletrabajo , un día más conmigo mismo, un día más superado… Después del 9 de Mayo ya se verá.

El impacto verdadero de todo esto en nuestras vidas es ahora mismo difícil de calcular, pero lo que sí sabemos a ciencia cierta es que después de todo, si somos capaces de adaptarnos a los cambios, saldremos fortalecidos y aprenderemos a mirar la vida desde otros ojos. Quizás no tan diferentes de los de nuestros abuelos que superaron una guerra civil o una posguerra.

-"No es el más fuerte de las especies el que sobrevive, tampoco es el más inteligente el que sobrevive. Es aquel que es más adaptable al cambio"- Charles Darwin
HC Marbella International Hospital
Gallardo Viajes
Fernando Moreno
Dental Mahfoud
Hidralia
Roma Abogados
Blogs
El tiempo en Marbella
EL TIEMPO HOY
JVL
Pivesport
El Esplendor
Marbella24horas.es 2020 ©