Merecida calle

02/12/2016
En el Pleno del pasado 25 de noviembre, la Corporación municipal aprobaba con los votos favorables de todos menos los del grupo Costa del Sol Si Se Puede (Podemos para todos…), proceder con el cambio de denominación a un tramo de calle Arte, que pasa a llamarse Padre Jesús Nazareno. Todo ello, como resultado de un expediente iniciado por la Real, Ilustre, Antigua, Venerable y Antigua Hermandad Sacramental de Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Santísima del Mayor Dolor y Santo Sepulcro, concedido por la Comisión de Calles, y refrendado por el Pleno del consistorio. 

Como miembro de dicha Hermandad, conociendo el asunto de primera mano al pertenecer a la Junta de Gobierno de la misma, no puedo sino sentirme orgulloso, satisfecho y feliz por dicha aprobación. El llamado “Señor de Marbella” merecía tener una calle en su pueblo, el que lo acogió desde que llegó de Álora, al que tantos miles de marbelleros y marbellíes lo veneran, admiran, adoran… lo cuidan, respetan y siguen en sus pasos por la calles, ese Cristo con la Cruz a cuesta merecía una calle sin ningún género de dudas.

En el acto formal de la votación por el máximo órgano de representación popular como es el Pleno del Ayuntamiento, debo felicitar y agradecer en sus intervenciones al Alcalde, José Bernal, y a la representante del Partido Popular, Ángeles Muñoz, por sus palabras hacia el protagonista de ese día, Nuestro Padre Jesús Nazareno Y al mismo tiempo, críticas hacia las palabras del portavoz de Costa del Sol Sí Se Puede, José Carlos “Kata” Núñez, que no pudo estar más desafortunado en su turno de palabra.

Pepe Bernal dedicó unos minutos y unas preciosas palabras, primero, al auténtico protagonista del día, insisto, que no era otro que esa imagen del Cristo Nazareno. El regidor afirmó que la calle iba hacia “el Cristo a quien tantos y tantos devotos lleva por nuestras calles, a la fe que tanta gente deposita, de nuestro pueblo y de fuera de nuestro pueblo… para que se vayan haciendo realidad las peticiones, los compromisos y las tradiciones. Al Nazareno al que acompaña La Lola detrás desde hace tantos y tantos años”. Posteriormente mencionó la desaparición de las imágenes sagradas en las cruentas acciones durante la Guerra Civil, y que deben eliminarse esas acciones porque el patrimonio es de todos. Destacó “el cariño que se tiene a ese Nazareno que va a tener una calle, y que lleva detrás el nombre de Marbella porque es el Nazareno de Marbella”.

No puedo sino agradecer las palabras dirigidas, a continuación y especialmente, para la Junta de Gobierno a la que me honro pertenecer. Dijo el Alcalde, “ese Nazareno que día a día va a más, porque tiene una Junta Directiva que trabaja para que cada vez sean más los marbelleros y los de fuera los que arropen al Nazareno y que cada vez seamos más los que tengamos que sentirnos arropados”. Por esas palabras, y en la parte que me toca, gracias Alcalde, gracias Pepe.

Igualmente emotivas fueron las palabras de Ángeles Muñoz, ex alcaldesa y actual presidenta local del Partido Popular. Dijo Muñoz “más allá de lo religioso, y dentro del ámbito más allá de lo cultural, de las raíces, de lo que representa y es nuestra esencia de Marbella, en este caso, nuestra Hermandad del Nazareno, y es absolutamente merecedora de ese reconocimiento, no ya porque es una de las más antiguas de Marbella, sino de las que tiene mayor número de fieles, con ese Miércoles y ese Viernes Santo, la cantidad de personas que lo siguen, sino porque hay cientos de personas que son hermanos cofrades desde hace mucho tiempo y lo sienten como algo propio”. A continuación, Ángeles Muñoz recordó, justamente, la labor de personas como Juan A. Cuevas, que construyó la Casa Hermandad, o Jesús Lorenzo, que cedió el solar donde ésta se asienta, así como el nombramiento de Real Hermandad en 1995, agradeciendo la labor de los últimos Hermanos Mayores (haciendo mención solo a algunos, eso sí), nombrando los Hermanos Mayores Honorarios. Acabó su intervención nombrando al actual HM, afirmando que “tanto está haciendo tanto, con el cual nos une una gran relación y estaremos con vosotros el día 10”. Por esas palabras, y en la parte que me toca, gracias Ángeles.

En cambio, en el turno de palabra del representante, a fin de cuentas, de Podemos, “Kata” Núñez no pudo estar más desafortunado en su intervención, no ya por votar en contra (cada uno es libre de votar a favor, en contra o abstenerse), pero decir una serie de sandeces en un Salón de Plenos, para mí, clama al Cielo -nunca mejor dicho-. Comenzó sus palabras puntualizando que “desde el respeto…”. Como si esa “coletilla” ya permitiera pronunciar una serie de bobadas y estupideces, por supuesto sin ningún sustento lógico, jurídico o histórico (dado que es profesional de la Historia).

Comenzó su exposición acerca de los tres motivos por los cuales se oponían, afirmando, como primero, que España es un país laico, alegando el art. 16 de la Constitución. Me parece alucinante (por no usar otro término) que un profesor de Historia confunda el concepto de laicismo con el de aconfesionalidad, que es el que rige en nuestro país. El referido art. 16 CE no menciona, en ninguno de sus tres pequeños párrafos, que España sea un país laico. Espero que no enseñe a sus alumnos tal aberración que está diciendo, si fuese así, demostraría que está llevando la ideología del profesor a las aulas, enseñando claros equívocos a los alumnos, y eso es muy peligroso.

Al mismo tiempo dice que una Hermandad es una confesión religiosa. ¿Sabe lo que es una asociación pública de fieles? Pues eso es una hermandad o cofradía. Pero es que, ni siquiera, como dice, se pone el nombre de una confesión religiosa a una calle, sino de uno de los Sagrados Titulares de una Hermandad. Como lo tienen la calle Virgen del Pilar, Nuestra Señora de Gracia, San Bernabé, Avenida Virgen del Rocío, o las calles Virgen de los Dolores, San Juan de Dios, San Antonio, San Francisco... ¿sigo?

Como le veo bastante aficionado a mencionar la Carta Magna, es el art. 16.3 el que menciona que “ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”. Es decir, ahí es donde se describe la aconfesionalidad del Estado, porque sin tener el catolicismo el carácter estatal, si que se mantienen los acuerdos (Concordatos) con la Iglesia, porque el Estado, precisamente, “tira” de la Iglesia para cubrir innumerables servicios que deberían ser prestados por la Administración. ¿O para eso no cuenta la Iglesia? ¿Para cuidar enfermos, ancianos, pobres, desfavorecidos… para enseñar a alumnos.. para eso sí vale la Iglesia?

Sin irse más allá que al Diccionario de la RAE, este conceptúa: Laico: “Independiente de cualquier organización o confesión religiosa; aconfesional: “Que no pertenece o está adscrito a ninguna confesión religiosa”. La diferencia parece clara…

Siguió hablando con la enumeración de sus “motivos”, y dice que no se puede dividir tramos de una misma calle, cuando no cambiar los nombres “asentados” en la cultura popular. El tramo más conocido de la Avenida Nabéul es el que precisamente no se modifica, es decir, sigue asentado en esa cultura popular, sino que el cambio afecta únicamente a un pequeño tramo, ni siquiera llega a cien metros, en donde confluyen la propia Nabéul, con el tramo sur de calle Arte y la propia Maíz Viñals con Juan Alameda. Aquellos "perjudicados" (esto es, quien viva en juna calle a la que le modifican el nombre) son apenas diez personas, entre ellos, personas que se ven claramente beneficiadas en la propia Semana Santa por el paso de las procesiones (entre ellas, el Nazareno), sino pregunte en Generalife, el Cordobés, etc. que reciben numerosas visitas de miembros de la Hermandad del Nazareno durante todo el año, y contribuyen al sostenimiento de dichos negocios, entre otros.

Siguió poniendo ejemplos de cambios de calles, en el casco Antiguo, y en dos de los tres casos, precisamente, mete en dedo en la llaga porque tienen relación con la Iglesia, la mencionada Avenida Padre Jesús Nazareno y la calle Padre Francisco Echamendi. Qué casualidad. Sólo menciona las calles dedicadas a quienes tanto han hecho por este pueblo, el Nazareno, donde MILES de personas le veneran, y el Padre Echamendi, que durante décadas y MILES de días, dedicó a muchos vecinos. Pero es que en el tercer caso, dice que la Plaza Tetuán no debería haberse cambiado a Practicante Manuel Cantos. ¿Sabe usted la labor desinteresada, altruista y generosa que hizo Manolito Cantos? ¿Se ha informado, al menos mínimamente sobre las noches en las que esa pequeña pero gran persona, saltaba de la cama para atender a personas y que pocas veces les cobraba? Pero es que en su exposición dice que la calle Alameda y la Plaza Tetuán tienen un valor histórico, como la Plaza de África…

Parece que sólo tiene fuerzas y energía para poner en duda el merecimiento de las calles según su parecer ideológico, sin duda, en contra de todo lo que “huela” a Iglesia… Podría esforzarse en criticar los nombres dedicados a algunos personajes de Marbella que poco o nada aportaron a este pueblo (le animo a leer La Trastienda de 21/09/2016, hace dos meses), y respete (no de “boquilla”) a los MILES (repito una vez más) de ciudadanos que siguen al Nazareno en Marbella cada Miércoles Santo, o las MILES de personas que lo visitan en su altar de la Encarnación. No tiene ni idea de las MILES de promesas, peticiones y agradecimientos que hay sobre su túnica morada. Por cierto, una pregunta: ¿Se atrevería el regidor de Zaragoza, de la formación Podemos, a cambiar el nombre de la Plaza del Pilar?

Porque no puede ser mas merecida una calle que para el Señor de Marbella. 
Hidralia
Campus altas capacidades
Dental Mahfoud
HC Marbella International Hospital
Gallardo Viajes
Fernando Moreno
Toma y daca
Roma Abogados
Blogs
El tiempo en Marbella
EL TIEMPO HOY
El Esplendor
JVL
Pivesport
Marbella24horas.es 2019 ©