Fuentes horrendas

13/01/2017
Acabadas las fiestas; finalizadas estas semanas de continua celebración, de reencuentro con amigos, familiares, vecinos…terminadas las semanas de, tambien, continuas comilonas y excesivo gasto en ocio, llega la hora de retomar la cruda realidad y, sobre todo y como cada año se repite, de buenos propósitos que no duran más allá del mes de enero, con cuesta incluida.

En esta Marbella que, año tras año, en los últimos principalmente, sigue teniendo los mismos problemas y las mismas carencias, es hora de poner encima de la mesa tantas y tantas cuestiones que mejorar.

La lista es tan amplia que, sinceramente, no se por donde podríamos empezar. Si fuese regidor público, necesitaría de un amplio tiempo de reflexión para saber por dónde comenzar el arreglo de tantos desaguisados, o de ciertas escaseces. Por ejemplo y sin ser excluyente de ningún modo: a nivel deportivo, es apremiante una solución al estado de muchas instalaciones deportivas en el municipio; o a nivel cultural, hay que dotar a Marbella de una biblioteca en condiciones y a la altura de la importancia que tenemos en la región; en el ámbito de las comunicaciones, necesitamos de una red de transporte público que nos pueda permitir dejar el coche en casa; en el campo sanitario, sabemos que los centros de salud están viejos, son pequeños y mucho más que insuficientes para la población oficial (que no real) de Marbella. Pequeñas muestras de las necesidades que tenemos

Pero hoy me centraré en dos puntos que, por ser tan horrendos, llaman poderosamente mi atención muchos días. En una época pasada de nuestra historia, desde luego, el buen gusto brillaba por su ausencia. Dos de las fuentes que se construyeron no pueden ser más horteras, feas y grotescas.



Me refiero, por un lado, a la existente en la Calle Jacinto Benavente, que da acceso a través de unas insuperables y sufridas escaleras al polideportivo Paco Cantos. Personalmente la llamo la “Fuente de la Burla”, porque cuando uno accede a través de las referidas escalinatas, al mencionado centro deportivo, llega con la lengua fuera… No se sabe, a día de hoy, que representa: si un vaso grande con pequeños vasitos o no sabemos qué se le pasaría por la cabeza al diseñador/creador.

Por otro lado, la popularmente llamada “Fuente de los Barcos”, que al memos intuimos como un homenaje a gente “de la má”, a aquellos marengos que se ganan (y juegan) la vida con sus barcos de pesca, para traernos ese rico género de las profundidades marinas. Ahora bien, siempre se ha dicho que representan barcos hundiéndose, con lo que la consideración a los pescadores no parece muy buena… ¿Quién sería el diseñador de esa “mamarrachada”?

Al equipo de gobierno, que supongo atareado en miles de cosas más importantes (aunque luego a veces uno tiene la impresión de que, a veces, se centran en cuestiones baladíes), le pido que para la imagen de la ciudad, esas horrendas fuentes, que no ayudan en demasía para mejorarla … ¿Cabría la posibilidad de remodelarlas? Es que mira que son feas… 
Gallardo Viajes
Campus altas capacidades
Toma y daca
Hidralia
Fernando Moreno
Dental Mahfoud
HC Marbella International Hospital
Roma Abogados
Blogs
El tiempo en Marbella
EL TIEMPO HOY
El Esplendor
Pivesport
JVL
Marbella24horas.es 2019 ©