Veroño

26/09/2018
Septiembre sabe aún a verano, incluso cuando la vida cotidiana ha irrumpido de nuevo en nuestras agendas, imponiendo la realidad al hedonismo, aún queda un perfume crepuscular pese a haber traspasado la frontera que marca el equinoccio entre las estaciones.  

Las sombras alargadas sobre la arena de la playa como un recuerdo vahído del estío que se va, los horarios que aun juegan con cierta morosidad y permiten que nuestra jornada se alargue todavía un poco con ociosidad y alevosía, las urgencias que todavía esperan muellemente a que atendamos su imperiosa necesidad… Una forma de apurar el verano hasta el último sorbo, cuando el calor tórrido va dejando paso a la calidez y el cielo rotundo de azules remolonea en el horizonte prolongando en naranjas y morados el atardecer…

Es un tiempo de equívocos, este impás que aquellos bautizaron de manera chusca como veroño y que se ajusta de manera exacta a la realidad, un verano que es un recuerdo y un otoño que es una promesa aún. Donde el bikini y la rebequita conviven sin luchas fraticidas y donde los ligeros gazpachos y espetos saludan al solido puchero en perfecta armonía de perfumes.

Septiembre es el mejor mes para disfrutar de la Costa del Sol, de Marbella. Un calor que ya no abrasa pero calienta los huesos, el agua límpida que revitaliza el tuétano destemplado, los servicios hosteleros casi al 100% antes de caer en el letargo del invierno… Y los visitantes de otoño, que parecen desprenderse de la condición de turistas para mutar en otra cosa más cercana, más familiar, más próxima y leal y que se acercan a nuestra ciudad con otro tempo muy distinto, otras necesidades, otras querencias…

A los tendentes a la melancolía, como es el caso, nos gustan esta época por lo que supone de promesa de invierno, tiempos más frescos, alejados de la algarabía, de la barahúnda de idas y venidas, tiempos más reposados, más recogidos, menos proclives a los fuegos artificiales.

Pero septiembre es un momento un tanto borroso donde los límites se desdibujan y todo y nada se confunden, un momento fronterizo en el que el verano boquea por sus últimas horas de playa tardía y el otoño pretende imponer su condición de mes de aguardientes, castañas y tostones, un momento de adioses y bienvenidas donde todo comienza de nuevo.


Hidralia
Gallardo Viajes
Dental Mahfoud
Campus altas capacidades
HC Marbella International Hospital
Hidralia Día del Agua
Izquierda Unida
Toma y daca
Fernando Moreno
Roma Abogados
Blogs
El tiempo en Marbella
EL TIEMPO HOY
JVL
Pivesport
El Esplendor
Marbella24horas.es 2019 ©