Soñar una ciudad

20/02/2019
“¿Qué es hoy la ciudad para nosotros? Creo haber escrito algo como un último poema de amor a las ciudades, cuando es cada vez más difícil vivirlas como ciudades.  

Tal vez estamos acercándonos a un momento de crisis de la vida urbana y Las ciudades invisibles son un sueño que nace del corazón”, el escritor Italo Calvino pronunciaba estas palabras en el año 1983 a colación de la publicación de su libro “Las Ciudades Invisibles”, una catalogación, un inventario de ciudades imaginadas en las que el sueño de una ciudad mejor parecía posible solo a través de del imaginario de un viajero veneciano.

Una ciudad invisible es una ciudad que no está, que no aparece o que solo lo hace entre brumas. Dibujarla, colorear sus trazos, repensarla de nuevo y darle una nueva oportunidad es una tarea solo al alcance de soñadores, una utopía que parece imposible y quizá, solo por ser utopía y por ser imposible merezca la pena intentarlo.

¿Con qué ciudad soñamos? En nuestro ideal todos tenemos un boceto de la ciudad que nos gustaría habitar, moderna, sostenible, al alcance humano, con un transporte público eficaz, con unos servicios de calidad, con zonas verdes blindadas a la especulación, con equipamiento deportivo y suelo educativo como prioridad, una ciudad planificada, de mirada larga, resolutiva y ágil en la burocracia. Así podría ser la mía, por ejemplo.

El sábado pasado en el Encuentro Vecinal La Marbella Necesaria impulsado desde Izquierda Unida se concretaron algunos de esos deseos de transformación y comenzó a pintarse una ciudad con algunos de esos componentes imaginados traídos a la tierra, concretados en imágenes más definidas y certeras.

Se bosquejó un Centro Cívico, Cultural y Juvenil, donde aunar entretenimiento, ocio, conocimiento, aprendizaje, que fuera polivalente y abierto, también se miró hacia Sierra Blanca, como pulmón verde de la ciudad, y la necesidad de su conservación y planificación exquisita como posible nuevo nicho de mercado turístico en combinación con el litoral.

Se exigió una ciudad universalmente accesible, y en primer término, accesible en sus edificios públicos, como accesible para la información y el conocimiento de la administración para los vecinos y vecinas, con una red viaria más racional y sostenible y el fortalecimiento de nuevos ejes norte sur.

Una ciudad que despertara a la incidencia política, a la movilización social, al empoderamiento de la ciudadanía con el feminismo como elemento transversal que todo lo impregne.

Una Marbella de paz, hecha de luz, incluyente y solidaria, capaz y creativa, habitable, que retuviera el talento, justa en lo social, consciente de sus debilidades para atajarlas, consciente de sus fortalezas para proyectarlas. Una ciudad nueva siendo siempre la misma.

La transformación de una ciudad comienza en la palabra.

Gracias a Alejandro Pedregosa, Dolores Navarro, Rafael Castaño y Caterina de Tena por desnudaros y compartir esa idea de ciudad que también es en parte, desnudarse uno mismo.


 
Dental Mahfoud
Hidralia toallitas
Toma y daca
HC Marbella International Hospital
Gallardo Viajes
Fernando Moreno
Campus altas capacidades
Roma Abogados
Hidralia
Blogs
El tiempo en Marbella
EL TIEMPO HOY
JVL
El Esplendor
Pivesport
Marbella24horas.es 2019 ©