Despertar al feminismo

07/03/2018
“Cuando un hombre se despierta al feminismo se vuelve más luminoso y feliz; se conecta con la vida”, estas palabras no son mías, son de una infatigable luchadora feminista, Cristina Consuegra. Se las robo porque me resultan inspiradoras, porque ante el reto de la inminente huelga feminista del 8M ponen el foco sobre nosotros, los hombres, y porque en esa frase se citan tres palabras de cualidades esenciales: luminoso, feliz, vida. 

Los hombres no podemos ampararnos en la tradición para reiterar ad aeternum una serie de comportamientos territorialistas que nos benefician frente a nuestras compañeras de viaje. La vida, siempre en constante evolución, nos ha situado hoy frente a un reto superlativo, ceder una cuota de nuestro poder, casi omnímodo, para compartirlo con las mujeres.

Apearse de ese lugar no es tarea sencilla, significa renunciar a ciertos privilegios, asumir nuevas responsabilidades, cambiar el foco de atención, el punto de vista. Bajar desde esa montaña construida a base de opresión, reprobación y ostracismo exige generar corrientes de empatía, y ponerse en el lugar del otro, en este caso de la otra, siempre es un ejercicio arduo, costoso.

Es un trabajo dificultoso, en el que nos deberemos enfrentar a una parte gruesa de la sociedad, a los “machirulos”, a “los campos de nabos”, a ciertas conversaciones de bar, a muchas bromas infames que circulan por wasap. Enfrentarnos a una mole cargada de miedos y de prejuicios. Porque lo que subyace tras estos comportamientos y los alimenta son solo eso, miedo y prejuicio.

Por eso, para convencerles, para convenceros, recurro a la cita de Cristina y a esa tres palabras: luminoso, feliz y vida. Porque si hay algo para mí indubitable es que el mundo feminista será mejor, será más. Quiero que las mujeres ocupen más cargos de responsabilidad porque su mirada sobre el mundo no es mi mirada, quiero que los futuros padres tengan más tiempo para criar a sus hijos y sus hijas porque yo mismo lo eché en falta, quiero que mis compañeras periodistas compitan en igualdad de oportunidades para mostrar su talento, quiero que las compañeras de Daniela, seis años, crezcan sin complejos a ser libres, quiero que mi sobrina quinceañera pueda regresar a casa de madrugada sin miedo, quiero que mi hija sueñe con ser lo que quiera, princesa o bombera, sin barreras.

Yo les digo a mis compañeros que es normal tener miedo, que es normal asustarse, que es normal esconder ese temor detrás de la ira, el cinismo, el paternalismo y la hipocresía. Pero también les digo, que si quieren un mundo más feliz, más luminoso, que si quieren conectar con la vida de manera más íntima y profunda, mañana den un paso al frente conmigo, en Marbella, o en Bilbao, o en Ojén, o en Barakaldo, un paso al frente, con ellas, con su impulso, sin miedo, con Juana, con Edurne, con Antonia, con Daniela, con Isabel, con Maica, con Victoria, con Carmen, con Mónica, con Pe, con Maricarmen, con Laura, con Mariángeles…

El futuro será feminista o no será.

Nota: Gracias Cristina por tan inspiradora cita.
 
Toma y daca
Roma Abogados
Hidralia
Gallardo Viajes
HC Marbella International Hospital
Hidralia Día del Agua
Campus altas capacidades
Fernando Moreno
Dental Mahfoud
Blogs
El tiempo en Marbella
EL TIEMPO HOY
JVL
El Esplendor
Pivesport
Marbella24horas.es 2019 ©