Los pactos en un pleno muy fraccionado

07/05/2019
Nos encaminamos hacia el que puede ser el Ayuntamiento de Marbella más fraccionado de la historia más cercana, tras la restauración de la democracia en 1975.

Ya tras las elecciones municipales de 1979, el pleno lo conformaban hasta siete fuerzas políticas. En 1983 fueron seis, con la diferencia de que entonces el PSOE de José Luis Rodríguez tenía mayoría absoluta.

En unas semanas se podrían igualar esas cifras, o incluso superarlas. Con este panorama solo hay algo seguro, que hoy en día ninguno tendrá la capacidad de gobernar en solitario y serán necesarios los pactos.

Y ya se han producido los primeros pronunciamientos. Los rescoldos de la moción de censura a traición que planteó OSP hace dos años llevan a PSOE e IU a no querer saber nada de los sampedreñistas tras el 26-M.

No es una buena noticia para Piña y sus secuaces, ya que perderán así fuerza para jugar, como les gusta, a dos bandos. Solo les va a quedar uno, el que intente aglutinar, si le dan los números, el PP.

Puede resultar interesante preguntar a Ángeles Muñoz si está dispuesta a pactar con Vox. Más allá de lo que pueda responder públicamente, lo hará sin duda alguna, por más que no le guste ni un pelo depender de un partido así, no por ideología, sino por la sensación de “mosca cojonera”, perdón por la expresión, pero así se entiende mejor.

Sigo pensando que OSP va a tener difícil sacar un concejal, pero no soy adivino. Por tanto, si lo obtiene, o incluso si son dos, solo van a poder pactar, está claro, con PP y Vox. A Manuel Osorio seguro que le ‘pone’ este acuerdo.

Y luego está la gran incógnita de estas elecciones, la aparición a nivel local de Ciudadanos (Cs). Pueden pactar a izquierda o a derecha, en función también de otros intereses a nivel provincial.

Para ello, habrá que saber qué fuerza tienen. Su marca es suficientemente fuerte como para superar, creo, los líos con la candidatura. Es un partido al alza allí donde se presenta y tras el ‘sorpasso’ de las generales, amenaza muy seriamente con darle otro buen bocado al PP.

Los populares están acosados ante la fuga de votos y se pueden dar otro batacazo. Claro que también están los que piensan que Ángeles Muñoz puede parar la sangría. La verdad es que no sé muy bien con qué argumentos, porque la alcaldesa-senadora va a menos desde que en 2007 ganara las elecciones. Entonces sacó 16 concejales, que cuatro años después bajaron a 15 y en las pasadas municipales se quedaron en 13. Ahora, llegar a diez se presenta como subir el Tourmalet y de ahí para abajo van sus cálculos.

La apuesta por el voto clientelar es prácticamente la única que pueden hacer, porque volver a tener una alcaldesa todas las semanas en Madrid, además para nada, es un lujo que Marbella no podría permitirse. Y, menos aún, ponerla al frente del nuevo PGOU. 
Roma Abogados
HC Marbella International Hospital
Gallardo Viajes
Fernando Moreno
Dental Mahfoud
Hidralia
Campus altas capacidades
Toma y daca
Blogs
El tiempo en Marbella
EL TIEMPO HOY
El Esplendor
Pivesport
JVL
Marbella24horas.es 2019 ©