Las movidas del verano

10/07/2013
El verano ha comenzado movido. Y no, no lo digo porque Ana Obregón haya hecho en Marbella su tradicional posado, aprovechando la primera gala, sino que me refiero al plano político, donde parece no haber demasiado descanso. Seguimos a vueltas con La Bajadilla y con la Finca de El Pinillo, las obras de Miguel Cano detenidas porque no han acabado a tiempo, conciertos que no se celebran porque falla la luz, partidos que resurgen tras un pasado oscuro... No parece haber momento para el descanso, ni siquiera en las playas, faltas de socorristas. 

Empezamos el verano con la polémica en torno al concierto de Los Rebeldes, o mejor dicho, del que fuera su vocalista, Carlos Segarra, que no llegó a celebrarse en San Pedro Alcántara la noche de San Juan. Era la gran atracción de la fiesta organizada por el Ayuntamiento pero se convirtió en todo un ridículo.

Puede haber a quien le parezca un tema menor, pero Marbella no es un pueblo cualquiera de la España profunda, sin faltar a nadie, donde llega una orquesta a la plaza y enchufa los cables en la primera caja que hay en la pared. Si en nuestro municipio queremos vender excelencia turística hay que cuidar detalles de este calibre y no es de recibo que la simple avería de un generador hunda un espectáculo en una noche tan populosa como la de San Juan.

Desconozco si alguien se ha "comido el marrón" en el Ayuntamiento, pero desde luego el concejal responsable no. Su intervención en el pasado pleno, para supuestamente dar explicaciones, además de no aclarar demasiado, fue absolutamente obscena por las alusiones personales hacia una concejala de la oposición. Todos en nuestra vida privada tenemos cosas que callar, unos mucho más que otros, por lo que es mejor no entrar en ese fango, y menos en un foro de debate institucional. Un cero rotundo para el concejal por su mala gestión con el concierto y por embarrarse posteriormente en el pleno. 

Otro de los temas estrella del verano continúa siendo La Bajadilla. Las obras no arrancan pero el proyecto sigue dando mucho que hablar y que escribir. Ahora, parece que puede encarrilarse, ojalá. El jeque, único culpable de la situación, ha empezado a mover ficha, un año y medio después. Quizá en Oriente el tiempo vaya más despacio, pero en España hay que cumplir la ley y no hacer una normativa a medida. Veremos cómo evolucionan los acontecimientos, porque sigue sin verse claro si para poner la primera piedra hay que vender a otro futbolista. 

Y a final de junio nos encontramos con los datos del paro, siempre buenos en esta época y más aún en una zona turística. Hay quien ya se quiso poner medallas, pero no parece que sea para tirar cohetes que el desempleo baje, como es habitual, en plena temporada alta. Sí, al menos, tenemos que celebrar que casi 2.400 personas han salido de las listas de lo que antes era el Inem en los últimos cuatro meses. Ojalá siga esta tendencia positiva. 

Con el comienzo de julio llegó la paralización de las obras en la avenida Miguel Cano de Marbella ya que no ha dado tiempo a terminarlas en el plazo marcado, antes del verano. Aún así, en una buena campaña de propaganda, una mala gestión se está presentado como todo un logro por la zona que se ha peatonalizado. Es cierto que esa parte de la calle ha ganado en vida, y en metros de terrazas para los negocios, pero no olvidemos que el proyecto no solo no ha finalizado en el tramo hasta Ricardo Soriano, sino que tampoco hay solución para la anunciada peatonalización de Acera de la Marina y el doble carril hacia el puerto. Todo esto, según se dijo, debería estar ya acabado y, en cambio, está empantanado. 

Mención aparte merece el retraso en la campaña de vigilancia de playas. Por más que nos quieran hacer creer que otros municipios están igual, insisto en lo comentado antes, si en Marbella queremos vender excelencia turística, no podemos ser como otros lugares. Además, lo ocurrido es una grave irresponsabilidad por parte del Ayuntamiento. Si se notificó el 7 de mayo la multa por parte de la Inspección de Trabajo, cuesta entender por qué hasta el 19 de junio no se aprobó, con prisas, el procedimiento de adjudicación del servicio. Menos mal que en este tiempo sin vigilancia no ha pasado nada, aunque no sé si algunos habrán podido dormir por las noches por si acaso. 

Y en este verano movidito hemos tenido, ahí es nada, hasta la baja como militante en el PP de un ex concejal del Ayuntamiento, Diego Eyzaguirre, que se marchó cruzando duras acusaciones contra el Equipo de Gobierno. Aun no sabemos si la Fiscalía va a actuar o está de vacaciones, pero parece obvio que debería hacer algo ante presuntas "concesiones a dedo" en el Ayuntamiento, denunciadas no por la oposición, sino desde dentro, por parte de alguien que sabe de lo que habla. A nivel político, la tormenta ya ha amainado y parece que no va a dejar demasiados destrozos, hay partidos que lo aguantan todo, o casi todo. 

Tuvimos también el primer susto con el incendio en la cascada de Puente Palo, que contó con una rápida y eficaz intervención de los bomberos de Marbella, el posado de Ana Obregón en la primera gala filantrópica, más sentencias sobre la Finca de El Pinillo, la apertura de algunas bibliotecas los fines de semana a través de una privatización denunciada por IU, pero concluyo este artículo con dos asuntos de esta misma semana. 

El martes asistimos al resurgir del Partido Andalucista en Marbella, tras no presentarse a las elecciones en 2011 y no haber llegado a los 300 votos en las de 2007. Sus representantes regional y provincial y el nuevo candidato se presentaron hablando de los ERE, Bárcenas y el piso de Valderas. Quizá se pasaron de frenada. No está el PA como para dar "moralina", primero por su pasado, por todos conocido, y segundo por su presente, que basan en la figura de un concejal tránsfuga que va a defender propuestas andalucistas a través de un acta que es del PSOE. Mal inicio, con poca credibilidad, para quienes apuestan, dicen, por hacer "otra política". 

Y concluyo con la visita de la delegada de Educación, Patricia Alba, a Marbella para ver las obras del colegio Vargas Llosa. No vino muy informada y dejó muchas dudas ante los periodistas. Si llegó para ponerse una medalla, no procede, hacer el colegio es su obligación. Pero me quedo, sobre todo, con la ilusión de la presidenta de la AMPA, Rosa Lozano, que ve cómo, por fin, el sueño de muchos padres se va a hacer realidad. 

Son las movidas de este verano que no ha hecho más que comenzar. Habrá nuevos capítulos, que espero no sean tan desagradables como el repugnante recurso que ha planteado el PP ante el Tribunal Constitucional para anular el decreto antidesahucios, alineándose, una vez más, con los poderosos. 

jcangulom@marbella24horas.es
Campus altas capacidades
Hidralia
Toma y daca
Fernando Moreno
Gallardo Viajes
HC Marbella International Hospital
Dental Mahfoud
Hidralia Día del Agua
Roma Abogados
Blogs
El tiempo en Marbella
EL TIEMPO HOY
JVL
Pivesport
El Esplendor
Marbella24horas.es 2019 ©