La que se nos viene encima en 2013

07/01/2013
Comenzamos el año viendo por televisión cómo miles de personas se comían las uvas en la Puerta del Sol de Madrid bajo los paraguas, símbolo de la que se nos viene encima este 2013. Y el chaparrón no tardó mucho en caer en Marbella con la subida de impuestos el primer día del año y la del paro en el tercero. A este ritmo, ¿cómo acabaremos? 

La subida de tasas y precios públicos se puede considerar lógica por un lado, ya que el Ayuntamiento necesita ingresos, aunque por otro vuelve a suponer un esfuerzo para los ciudadanos, que seguimos siendo los grandes pagadores de esta crisis. Quizá, cuando más arrecian los problemas, lo normal es que estos impuestos se hubieran congelado, como pedía Izquierda Unida, para no vaciar más el bolsillo de los vecinos, pero tampoco es muy favorable la situación del Ayuntamiento, que al final y al cabo, también somos todos.
 
Otra cosa bien distinta es la gestión que se esté haciendo a nivel político y las causas del déficit de 19 millones de euros, más de 3.000 millones de las antiguas pesetas, para entendernos mejor, que se ha producido en el último ejercicio cerrado, el de 2011. Eso no es culpa de los vecinos, pero volveremos, una vez más, a pagar por los desaguisados que montan aquellos a los que hemos elegido para que hagan una labor muy distinta.
 
Y si mal empezamos el primer día del año, al tercero llegó un nuevo mazazo, este muy duro y cruel. La campaña de Navidad ha motivado un importante descenso del paro en España, en Andalucía y en la provincia de Málaga. Aunque sea transitorio, bienvenido, ya que alivia un poco la situación. Pero, en contra de la tendencia general, en Marbella el desempleo ha subido por quinto mes consecutivo, ajeno el municipio al respiro habitual en este mes.
 
Es difícil valorar qué ha ocurrido y por qué el sector servicios, que debería ser el motor en estas fechas, ha destruido casi 150 empleos en diciembre. Es cierto que la campaña de Navidad para el comercio llegó tarde, pero de ahí a que esa sea la causa va mucho. Desde el Ayuntamiento, además, han hecho un esfuerzo, quizá exagerado en tiempos de crisis, con el alumbrado que, tampoco, por lo que se ve, ha dinamizado el comercio. 
 
Así, con esta depresión, hemos comenzado un año en el que se deben concretar importantes proyectos anunciados para Marbella. Uno de ellos, quizá el más importante, el del Puerto de La Bajadilla, encallado desde hace demasiados meses. 
 
Más allá de las refriegas políticas, en toda esta decepción no hay más que un culpable, el jeque Al-Thani, el Mister Marshall árabe que ha pasado de largo por Marbella mientras le aclamaban, principalmente desde el Ayuntamiento. 
 
A las instituciones, qué cabe exigirles. Pues, por un lado, a la Junta de Andalucía que tome cartas en el asunto y, obviamente respetando los plazos y las leyes, incluso se plantee la opción de buscar un nuevo concurso público. Recordemos que hubo otra empresa que presentó en su día, la unión de varias compañías locales, entre ellas Marinas de Andalucía. Aquella posibilidad se contempló en su momento como la de David contra Goliath, ya que se estimó que su liquidez podría ser mucho menor que la del jeque...
 
El Ayuntamiento también tendrá que aguantar su vela en este asunto. En primer lugar no se puede olvidar que facilitó, a través de una Unión Temporal de Empresas con la sociedad del Puerto Deportivo, que el jeque pudiera presentarse al concurso. Después, utilizó la ampliación como aspecto propagandístico, vendiendo la posibilidad de muchos puestos de trabajo, incluso en pleno periodo electoral. Ahora no es momento de esconderse.
 
Otros aspectos importantes, a nivel de infraestructuras para 2013 son la cubierta del soterramiento de San Pedro Alcántara, cuyas obras deben empezar en febrero. En Marbella, la peatonalización de un tramo de la avenida Ricardo Soriano va a cambiar también la fisonomía de la ciudad, proyecto del que habrá que explicar mejor, sobre todo, cómo se va a financiar en plena crisis. De momento, se ha gastado demasiado dinero en un estudio de viabilidad.
 
Estas y otras obras y grandes proyectos recuerdan a la oposición, y quizá a muchos ciudadanos, la etapa de Jesús Gil, con ideas como el tren bala o la isla artificial, según rememoró recientemente en el pleno Manuel Osorio (OSP). Mucho ruido, con una situación económica muy desfavorable, que esperamos no se quede en pocas nueces por el bien del municipio. 
 
Al margen de estos temas, preocupa y mucho el futuro de los trabajadores municipales, que están a la espera de que se concrete el plan de ajuste del Ayuntamiento. Se plantea un comienzo de año calentito si, como se prevé, se producen despidos. Que la plantilla municipal está sobredimensionada, es evidente, pero es una patata caliente que debería haberse cogido hace tiempo, en años con mayor bonanza económica. Hacerlo ahora, aunque sea por obligación, puede ser un drama, en el peor momento de la crisis.
 
No quiero extenderme más, tiempo habrá para seguir analizando. Sirvan estas líneas como un primer planteamiento de lo que va a ser este año, que no comienza de la mejor forma posible. Veremos cómo acaba. 
 
jcangulom@marbella24horas.es 
Fernando Moreno
Toma y daca
Gallardo Viajes
Izquierda Unida
HC Marbella International Hospital
Hidralia Día del Agua
Roma Abogados
Dental Mahfoud
Campus altas capacidades
Hidralia
Blogs
El tiempo en Marbella
EL TIEMPO HOY
El Esplendor
JVL
Pivesport
Marbella24horas.es 2019 ©