La alcaldesa podemita del PP que utiliza los resortes de Gil

19/11/2017
La política de Marbella ha entrado en una dinámica, desde el pasado mes agosto, cuando tuvo lugar la moción de censura, en la que parece que ya ni siquiera causa asombro ver a OSP gobernando con el PP, partido al que machacó durante cuatro años en la oposición. Ni tampoco llama la atención que la alcaldesa diga, 'a lo Podemos', que se va a saltar el techo de gasto que impone su 'amigo' Montoro para llenar las calles de flores como hacía Gil. 

Y es que la capacidad de sorpresa está cada vez más limitada en el municipio. Si impactante fue ver a Ángeles Muñoz y Rafael Piña dándose abrazos, más lo es aún comprobar cómo Manuel Osorio se ha hecho todo un valiente y ya no teme ser un transgresor de leyes.

Con poco tiempo por delante, ambos partidos (PP y OSP) tienen la necesidad de justificar ante la ciudadanía aquella moción de censura que plantearon a traición los sampedreñistas. Y lo están haciendo con grandes dosis de propaganda y con unos presupuestos para 2018 tramposos, en los que han marcado las cartas para tenerlas a su favor. 

En dos meses y medio de gobierno, a Ángeles Muñoz solo le ha faltado anunciar una isla artificial. Ha vuelto a sus mejores épocas, con sus mejores fuegos artificiales. Se presenta como la gran gestora que nunca fue en ocho años y, menos aún, en este corto periodo de tiempo tras su regreso. 

Sus dos grandes proyectos entre 2007 y 2015, la elaboración de un nuevo PGOU y la ampliación del Puerto de La Bajadilla, han quedado anulados por los tribunales de justicia. Dos fracasos con mayúsculas que invalidarían a cualquier líder político, más aún si le añadimos que en su día bloqueó la mejora del Hospital Costa del Sol por una polémica absurda con la zona de aparcamiento. 

En la oposición estaba pasando por un momento crítico del que la han sacado, curiosidades de la vida, sus antes enemigos de OSP, aquellos que la llamaban "Ángeles de Luxemburgo y de Benahavís', que decían que estaba caducada y no podía ser alcaldesa. Pues nos la han devuelto. 

Y ha regresado a lo grande. Nos quiere vender que sus logros son continuos día tras día, que más no se puede hacer en tan poco tiempo. Pero sabe que no lo va a tener fácil y por eso va a hacer trampas con el dinero de todos los ciudadanos. 

Los presupuestos que se van a aprobar definitivamente a finales de año están basados en las privatizaciones, que van a salir muy caras a los ciudadanos. En un ayuntamiento con cerca de 3.500 trabajadores, que se llevan más de 140 millones de euros cada año, es difícil explicar que haya que contratar a más.

Pero es lo fácil y lo más rápido, que para eso estamos a año y medio de las elecciones. Poco importa el plan de ajuste posterior. Es disparar con pólvora del Rey y, además, hacer 'trilerismo' político, saltándose las leyes que impuso el propio Partido Popular desde el Gobierno de Rajoy. 

Que el bipartito haya optado por superar el techo de gasto es un escándalo de grandes proporciones. En primer lugar, convierte a Ángeles Muñoz en la primera alcaldesa podemita del PP. Estamos ante una rebelde, como Manuela Carmena. Hasta podría parecer que quiere plantarle cara a su 'amigo' el ministro Montoro. Pero no, no es así, ella misma ha presumido de tener la complicidad de Hacienda, lo que añade aún más gravedad al asunto. 



No cumplir la ley le va a permitir jugar con ventaja en el año previo a las elecciones. Es cierto que los cálculos del Interventor reducían el techo de gasto en 11 millones de euros, dejándolo en unos insostenibles 180 millones para 2018. Pero PP y OSP no han optado por compensar esa caída, sino por triplicarla, superando en 36 millones el límite. 

El partido del ahorro, de la austeridad y de los buenos gobernantes se va a saltar la ley y tendrá dinero a tutiplén camino de mayo de 2019. Va a jugar con ventaja respecto al tripartito, que sí se ciñó al techo de gasto en los dos años anteriores. Entonces Manuel Osorio no quería superarlo, ahora sí. 

Y es que los dos concejales del OSP están sufriendo una metamorfosis que daría para otro libro de Kafka. Incluso ya hay rumores de que Osorio puede ir como número 2 en las listas de los populares. La verdad es que encajaría bien, salvo porque todos recordamos su pasado y su belicismo.

¿Cuál es el Osorio real? El que luchaba contra el PP junto a su compañero Rafael Piña, o el que le hace ahora reverencias a quienes quisieron dar un trozo de San Pedro Alcántara a Benahavís. Ambos no pueden ser el mismo político, uno tiene que ser falso, o quizá los dos. 

Cuando se habla en privado con sus antiguos compañeros del tripartito, una de las frases más habituales que se puede escuchar sobre el concejal de Hacienda es "cómo nos engañó".

Se refieren al papelón que jugó durante los dos años anteriores, que podría ser digno de un Oscar de Hollywood. Ahora se ha quitado la careta, está entregado y hasta es capaz de aguantar todo tipo de críticas del PP hacia la gestión anterior sin alzar la voz. 

Porque cuando Ángeles Muñoz acude a cualquier foro a criticar al tripartito, también lo está haciendo con OSP, que formó parte de un gobierno al que Piña calificó con un notable en junio. Pero a los sampedreñistas ahora les da igual, tienen espaldas anchas, la tajada ha debido ser grande y lo consienten todo. 

Por delante nos quedan las soluciones mágicas del bipartito, que pasan por llenar las calles de flores como hacía Gil. Me resisto a pensar que los ciudadanos prefieren las plantas a que se acometan, por ejemplo, más obras en el saneamiento. Las que no hizo aquel alcalde de nefasto recuerdo. 

Quiero seguir pensando que el paro, pese a que los datos mejoran, y la precariedad son lamentablemente las principales preocupaciones de muchos vecinos y no las jardineras. Pero de los más desfavorecidos poco se habla. Por cierto, una buena idea ahora mismo para montar un negocio es poner una tienda de flores.

El PP ha estado dos años haciendo oposición principalmente desde las redes sociales, intentando crear un clima de opinión con prioridades como la limpieza, los jardines y los paseos marítimos. Ese es el mantra que repiten una y otra vez y del que también participa ya OSP. ¿Realmente esos son los problemas de los ciudadanos de un municipio como Marbella? 

Ahora vamos hacia el despilfarro para tapar las vergüenzas de un pacto irresponsable. Volvemos a la apuesta por lo superfluo en lugar de por lo realmente trascendente. Adulterando los presupuestos e incumpliendo la ley vamos a llenar de flores Marbella. Cualquier día se volverá a anunciar el tren bala en lugar del cercanías. Estamos ante un caso único y una mezcla explosiva: la alcaldesa podemita del PP que utiliza los resortes de Gil. 
Dental Mahfoud
Toma y daca
Gallardo Viajes
Campus altas capacidades
Hidralia Día del Agua
Fernando Moreno
Hidralia
HC Marbella International Hospital
Roma Abogados
Blogs
El tiempo en Marbella
EL TIEMPO HOY
El Esplendor
Pivesport
JVL
Marbella24horas.es 2019 ©