Dos modelos para Marbella, el de nueve y el de una

16/05/2015
Superado el ecuador de la campaña electoral se pueden hacer ya muchos análisis sobre lo que ofrece cada partido a los votantes. En Marbella se presentan diez, pero solo hay dos modelos, y claramente diferenciados. Uno, el del equipo de gobierno del PP y otro, el contrario, con rechazo unánime a deslindes, estaciones a la puerta de un colegio, impuestos, amiguismo y, sobre todo, centrado en estar al lado de los ciudadanos, no contra ellos. 

Esta conclusión se lleva haciendo patente durante la legislatura, más aún en los últimos meses y, ya de una forma evidente, en el debate electoral, histórico, que tuvo lugar en la televisión municipal el pasado viernes. 

Fue un evidente nueve contra una, algo que puede sonar a abuso machista, pero era precisamente la candidata del PP la que tenía una mayor posición de fuerza, no numérica, pero sí por llevar en el poder los últimos ocho años. 

Exhibe Ángeles Muñoz sus logros, basados en una supuesta recuperación de Marbella. Es cierto que la imagen de la ciudad ha cambiado, solo faltaría, tras los escándalos por corrupción, aunque la legislatura acaba con el concejal de Urbanismo procesado por una presunta prevaricación al dar carta blanca a un club de playa plagado de irregularidades. No es un tema menor. Lo han quitado de la lista, pero sigue como concejal hasta el último día. 

Tampoco parece que el cambio haya sido excesivo para mucha gente, sobre todo para los que no tienen trabajo o el que encuentran es muy precario. Cuando Muñoz llegó a la alcaldía, en mayo de 2007, había exactamente 5.974 parados en el municipio. El pasado mes de abril, la cifra oficial fue de 14.201, con 16.476 demandantes de empleo. 

No es para tirar cohetes, ni parece un buen aval, pese a que ella ya se encargó, durante el debate, de echarle la culpa a Zapatero. Sin embargo, sí se comprometió a reducir la tasa de desempleo al 10%, como si fuera a llegar ahora al poder. Se supone que lo querrá conseguir porque ya no está el malvado presidente socialista, aunque hace casi cuatro años que se fue y lo sustituyó Rajoy.

Tampoco se ha palpado mucha mejoría en un aspecto como la transparencia en el Ayuntamiento, donde sigue habiendo todo tipo de dudas, tanto en los planes de empleo como en las contrataciones. El ocultismo sigue patente, en la línea de gobiernos anteriores. 

Igual que no es de recibo haber realizado múltiples promesas que no se han llevado a cabo, en un engaño evidente a la ciudadanía. Desde 2007 se prometió el traslado del recinto ferial de Marbella, que ahora se lleva a una parcela todavía provisional. Hace ocho años se ofreció un nuevo mercado municipal para San Pedro Alcántara que hoy en día no existe aún. Son solo dos ejemplos, por no hacer muy largo el artículo. 

Y frente a este modelo, que es el que lógicamente defiende Ángeles Muñoz, se plantea el del resto de partidos, prácticamente sin excepción, que defienden aspectos muy similares, lógicamente con sus matices propios.

Todos se oponen al célebre deslinde que quiere regalar terreno a Benahavís, todos rechazan la terminal de San Pedro frente al colegio, todos quieren bajar el IBI, pero de verdad, pretenden que haya transparencia en el ayuntamiento, que se genere empleo, todos, en definitiva, apuestan por contar con los ciudadanos en sus decisiones. 

La coincidencia, por tanto, es clara en el rechazo al modelo que impulsa el Partido Popular, que además afronta estas elecciones municipales en un difícil momento a nivel nacional, salpicado por multitud de escándalos y con su marca, esa que oculta la candidata de Marbella en su programa electoral, cada vez más a la baja. 

Ángeles Muñoz señalaba hace unos días, en uno de sus actos electorales, que el resto de partidos ni siquiera tenía programa electoral. Quizá se refería a que no tenían dinero para realizar un folleto como el suyo. En el de 2007 prometía mucho y poco ha cumplido. Para eso, quizá mejor no hacerlo y no engañar.

Si el PP no revalida la mayoría absoluta, surgirá la opción de un gobierno multipartito al que muchos demonizan con carácter previo. Se acabaría el ordeno y mando de una sola fuerza política y sería necesario el consenso, algo que puede ser muy bueno para el municipio. La estabilidad no es gobernar de forma despótica y de espaldas a los ciudadanos, sino contar con ellos, como están reclamando cada vez más. 

La campaña de este año no está siendo tan rimbombante como las dos anteriores, tras la etapa gilista. Cada vez hay menos golpes de efecto, más aún después de que el de hace cuatro años fuera la promesa de 5.000 puestos de trabajo en La Bajadilla. Ahora, una empresa anuncia un parque acuático, que suena a humo por la oportunidad de la presentación del proyecto y por vincularlo a la imagen de la alcaldesa. A muchos les ha recordado otra vez el tren bala y la isla artificial. 

Queda una semana para que todo se resuelva, en la que, seguro, habrá alguna sorpresa. Lo más importante en democracia es, siempre, que la gente decida su futuro y que lo haga acudiendo a las urnas. En la calle se palpan ganas de cambio, pero de nada sirven las quejas si el domingo 24 no se vota. Eso sí, no seré yo el que diga a quién hacerlo, que para eso ya todo el mundo es mayorcito. 
Hidralia Día del Agua
Roma Abogados
Dental Mahfoud
Hidralia
Toma y daca
Gallardo Viajes
Campus altas capacidades
Fernando Moreno
HC Marbella International Hospital
Blogs
El tiempo en Marbella
EL TIEMPO HOY
El Esplendor
Pivesport
JVL
Marbella24horas.es 2019 ©