Disfrutemos del verano

24/06/2013
Acabó la Feria, se acerca el verano o, mejor dicho, la temporada alta y Marbella se va animando cada vez más. Esta época del año, clave para el municipio, tiene mejor pinta, las expectativas son buenas y es que desde mayo se está percibiendo ya una buena afluencia de visitantes. Otra vez volveremos a hablar de las campañas de playas, de vigilancia, de los vendedores ambulantes, el Starlite y las galas. Pero antes de que eso ocurra, es bueno reflexionar sobre lo que ha dado de sí esta primera mitad del año. 

Empezamos enero con negros nubarrones sobre el Ayuntamiento y los trabajadores municipales. Una plantilla claramente sobredimensionada, herencia del gilismo, a la que ahora no hay quien se atreva a meter mano sin pagar un alto precio electoral. En esta ocasión, el Equipo de Gobierno amagó con hacerlo a través de su célebre plan de ajuste para compensar el déficit de 19 millones del ejercicio de 2011. Al final, afortunadamente para los trabajadores, ni despidos ni rebaja de sueldos. Y la paz laboral volvió al Ayuntamiento, veremos hasta cuándo. 

Fue también el comienzo del año duro para el desempleo, superando en febrero la barrera de los 17.000 parados. Desde entonces, más de 1.300 personas han salido de las listas del SAE, lo cual es un buen indicio que se tiene que ver reforzado ahora con la llegada de la temporada alta. Será un respiro para muchos, aunque habrá que estar atentos a lo que ocurra a partir de septiembre. 

Positivo, no cabe valorarlo de otra forma, ha sido el programa de renta básica que ha puesto en marcha el Ayuntamiento, dando ciertos bandazos, modificando los presupuestos, que ya de por sí se aprobaron muy tarde pero, al fin y al cabo, facilitando trabajo a cien personas durante seis meses. Se anuncia un nuevo plan para el año que viene, por lo que las expectativas no parece que sean buenas en los cálculos de nuestros gobernantes. 

Otro de los temas estrella estos seis meses ha sido el fiasco en la ampliación del Puerto de La Bajadilla, utilizado primero por el PP para rentabilizarlo en votos y, ahora, cuando ha fracasado, para lanzarle la pelota a la Junta de Andalucía en esa intención constante de machacar a la administración autonómica que recuerda a otras épocas del Ayuntamiento y que cada vez, pienso, se cree menos gente. 

Y, a partir de ahí, otra nueva polémica, la de la ampliacion del Hospital Costa del Sol, azuzada desde el PP para intentar enmascarar lo del jeque. Es bueno que se amplíe este centro sanitario, pero no termino de ver la urgencia para Marbella y la comarca. La atención que se presta en este hospital, sin las nuevas instalaciones, es buena y referencia en algunas materias como el cáncer de piel. No entiendo las exigencias, más aún cuando vienen del mismo partido que está cerrando centros de salud en Castilla La Mancha y Castilla y León o acabando con la sanidad pública en Madrid. 

Y entre puertos y hospitales y el "y tú más", nos metimos en la Feria de San Bernabé. Qué quieren que les diga, me ha parecido una de las más cutres de los últimos años, sobre todo en cuanto a la programación municipal. Un par de conciertos y poco más. Marbella no se merece unas fiestas tan pobres, que solo han salvado los ciudadanos, disfrutando en las casetas y echándose a la calle, y las academias de baile, a las que habría que poner un monumento por su colaboración. 

Ahora llega el verano y con él mucho tópicos. Empezamos ya a oír hablar de vigilancia de playas, de seguridad ante la avalancha de turistas y de persecución de los vendedores ambulantes, uno de los clásicos de todos los años. No sé a qué tienda, por ejemplo de Puerto Banús, le puede perjudicar que un subsahariano venda productos falsificados. Quien tiene dinero, se compra el original, y quien no lo tiene, nunca lo hará de todas formas. 

Basta de hipocresías en estos tiempos en los que abundan los ladrones de guante blanco. Detrás de cada uno de estos vendedores hay un drama personal, al que no debemos ser ajenos. No seré yo quien compre uno de sus artículos, pero tampoco me gusta que los persigan por intentar sobrevivir muy lejos de sus países, donde se mueren de hambre. 

Mientras, nos preparamos ya para las galas, el glamour y el Starlite Festival, una buena iniciativa, quizá demasiado elitista, pero que refuerza la imagen de Marbella en el exterior con grandes conciertos y actuaciones. Por cierto, no entiendo por qué Alejandro Sanz actuó el pasado sábado día 22 en Málaga, donde hubo muchos marbelleros, y un mes y medio después lo hará a solo 50 kilómetros, en la cantera de Nagüeles. 

Pero llega el verano y es época de disfrutar de Marbella. Después veremos, pero por el momento, disfrutemos, porque como nos contaron en los 60, el turismo es un gran invento y llega el momento de ir a por las suecas y las alemaaaanas.

jcangulom@marbella24horas.es

Footers
Fernando Moreno
HC Marbella International Hospital
Hidralia
Toma y daca
Gallardo Viajes
Dental Mahfoud
Roma Abogados
Blogs
El tiempo en Marbella
EL TIEMPO HOY
JVL
El Esplendor
Pivesport
Marbella24horas.es 2019 ©