De los juicios de la abundancia a la ayuda social de la crisis

19/04/2013
Semana muy intensa en el plano informativo la que está a punto de cerrarse, cargada de sentencias, juicios y mucha actividad en los juzgados, que han vuelto a situar a Marbella en el centro del panorama nacional por la actuación delictiva de sus cargos públicos años atrás. Es la parte negativa que dejaron aquellos tiempos de opulencia, cuyas consecuencias han coincidido estos días, paradojas del destino, con la puesta en marcha de la ayuda social en plena época de crisis, con el Plan de Renta Básica, una gran iniciativa del Ayuntamiento, no cabe duda.

El pasado martes conocíamos la sentencia por el llamado caso Blanqueo o también caso Pantoja. Para que nos entendamos, se juzgaba en este proceso, pieza separada de Malaya, lo de las bolsas de basura llenas de dinero de las que habló Maite Zaldívar y que se han convertido en un latiguillo que suelta mucha gente, en otras partes de España, cuando escucha el nombre de Marbella. 

Aquello ocurrió en 2003 y, aunque Zaldívar se desdijo posteriormente, y habló de que se sentía despechada, había destapado la caja de los truenos. El dinero que entraba en su casa, en bolsas o como fuera, tenía un origen ilegal como considera probado el tribunal, al igual que el posterior proceso de blanqueo al que era sometido. 

La sentencia se veía venir y no ha sorprendido, salvo en el caso de Isabel Pantoja, cuya pena, que evita su entrada en la cárcel, ha indignado a muchos españoles. De nuevo se pone en entredicho si la justicia es igual para todos o si los magistrados se arrugan ante los famosos. Sea como fuere, resulta significativo que la Fiscalía pidiera la misma pena para la cantante que para Maite Zaldívar, pero al final para esta última ha sido un año y tres meses mayor. 

Al margen del tema judicial, el final de la mañana del martes, transmitido en directo por las principales cadenas de televisión, volvió a llevar a los hogares españoles la imagen de la España de charanga y pandereta, de espíritu burlón y alma inquieta, aquella de la que habló en sus versos Antonio Machado.

La salida de la cantante de la Audiencia, zarandeada, rodeada por periodistas, con público insultándola, desmayándose, tratando de entrar en el coche mientras se le enganchaba el pelo en el guardia civil que tenía detrás, su chófer subido en el capó del vehículo... son momentos que hay que sumar ya a otros que nos dejó esta historia, como la célebre fiesta de La Candelaria en El Rocío, o aquello del "dientes, dientes que es lo que les jode" o el fracaso del "pollo a la Pantoja".

Y es que el triángulo formado por Julián Muñoz, Maite Zaldívar e Isabel Pantoja ha dado para mucho, casi da pena que se acabe, aunque su parte rosa, cómica incluso, tiene un trasfondo serio, muy serio, por las graves actividades delicitivas que realizaron. Lo primero lo podemos echar en risas, pero lo segundo indigna.

Con Julián Muñoz en prisión, algo que también sorprendió por su rapidez, llegó un nuevo juicio, en este caso el Saqueo II, un macroproceso, con 35 acusados, finalmente 34 por la enfermedad de José Luis Sierra. De nuevo, sin descanso, Marbella en los telediarios, con más de una veintena de concejales sentados ante el tribunal y también con la presencia de Juan Antonio Roca. La imagen vuelve a entristecer, pero también es gratificante ver que los que la hacen, al final acaban pagándola. 

En tiempos en los que los políticos tienen mala imagen y se habla mucho de sus desmanes, es bueno ver ejemplos de este tipo, en el que los que esquilmaron el Ayuntamiento de Marbella, demasiado tarde, sí, pero al final terminan siendo juzgados por la Justicia, aunque antes deberían haberlo sido por los ciudadanos. Porque la corrupción no es solo culpa de los políticos, sino también de los que les votan y permiten que puedan seguir cometiendo fechorías en nombre de lo público. 

El caso Saqueo II supondrá, a buen seguro, una nueva condena para la mayoría de los encausados, que tendrán que devolver dinero a las arcas municipales a la espera de que la sentencia del caso Malaya cierre el círculo. Veremos cuánto se logra recuperar. 

Pero la semana ha sido larga en materia judicial ya que este jueves también hemos conocido el escrito de la acusación pública en el caso Fergocon, menos mediático que los anteriores, pero que pone también de manifiesto cómo se sacaba el dinero del Ayuntamiento de Marbella con absoluta sensación de impunidad. En este proceso aparece otro personaje siniestro como es el presidente del Sevilla, José María del Nido. Casi le entran ganas a uno de hacerse del Betis. 

Lo mejor es que todo esto pase cuanto antes y llegue el día en que ya no hablemos de Marbella refiriéndonos a ese pasado, que siempre será bueno recordar, por aquello de que dicen que no se repita, pero se mire al futuro de unos nuevos tiempos, sin la rémora permanente de lo que ocurrió.

Los años en los que sucedieron todos estos trapicheos que ahora se juzgan eran los de la bonanza económica, en el municipio se movía mucho dinero, no hace falta recordarlo. Eran otros tiempos, porque ahora la situación es distinta, con muchas personas pasándolo mal. De ahí que el Ayuntamiento pusiera en marcha el pasado martes el llamado Programa de Renta Básica, un plan social para dar trabajo a cien personas en riesgo de exclusión. La idea es buena y hay que aplaudirla, faltaría más, aunque sorprendió su inclusión casi sobre la bocina en los presupuestos municipales, con una enmienda del PP sobre su propio documento. 

Habría sido bueno que se hubiera podido ampliar para que fueran más las personas beneficiadas, retirando dinero de algunas otras partidas, pero solo cabe felicitar al Equipo de Gobierno por la medida, reclamada bastantes veces desde la oposición, que ahora está vigilante, como es su labor, para que el proceso de selección sea limpio, como estoy seguro va a ocurrir. 

Atravesamos tiempos difíciles y un hipotético escándalo a la hora de adjudicar los puestos de trabajo haría mucho daño a los que han impulsado la idea y les pasaría una gran factura. No me cabe duda de que no hay nada que temer en este sentido. Lo importante es que, ojalá, las personas elegidas puedan tener en sus vidas el respiro que se merecen. El dinero saldrá de las arcas municipales, pero esta vez no para llenar los bolsillos de los sinvergüenzas, sino de aquellos que ni siquiera tienen para comer cada día. 

Fernando Moreno
Campus altas capacidades
Hidralia
Roma Abogados
Hidralia Día del Agua
Toma y daca
Dental Mahfoud
HC Marbella International Hospital
Gallardo Viajes
Blogs
El tiempo en Marbella
EL TIEMPO HOY
El Esplendor
JVL
Pivesport
Marbella24horas.es 2019 ©