Comienza el curso político en Marbella

04/09/2014
Con la llegada de septiembre, como es habitual, comienza el curso político, pero el que tenemos por delante no será uno más, ya que en el horizonte aparecen las elecciones municipales de mayo de 2015, que se presentan muy distintas a otras anteriores. En Marbella, arrancará con la alcaldesa pasando por los juzgados, acusada de delitos graves por un promotor libanés. Es solo el inicio de lo que serán meses muy intensos. 

La maquinaria de los partidos políticos, que nunca se detiene, está ya engrasada para afrontar este periodo hacia los comicios locales en los que se prevén cambios impensables hace unos años. Son muchas las nuevas variables que hay que tener en cuenta y que nos predicen un panorama político muy distinto en Marbella.

No hay excesivas encuestas, o al menos no se han hecho públicas, síntoma claro de que no benefician al PP. Las que manejaba el PSOE hace ya algún tiempo vaticinaban de forma clara la pérdida de la mayoría absoluta de Ángeles Muñoz, que quedaría a merced de un tripartito (PSOE-OSP-IU) con la posible entrada de UPyD. 

Pero ese sondeo no tenía aún en cuenta el fenómeno Podemos, que irrumpió con fuerza más tarde, en las elecciones europeas. En el municipio, la nueva formación logró 1.998 votos, situándola en la senda de obtener un concejal en el Ayuntamiento si presentara candidatura, algo que está por ver. 

Pero desde aquel momento, el panorama político ha seguido todavía evolucionando, eso sí, a nivel nacional y regional, y las encuestas sitúan ya a la formación de Pablo Iglesias por encima de Izquierda Unida. Difícil saber qué traslación podría tener a la política de Marbella. 

De todas formas, lo que sí está claro es que en la calle la gente habla de que el PP va a tener muy difícil mantener la mayoría absoluta, lo que abriría la puerta a los pactos con, quién sabe, hasta cinco fuerzas políticas más con sitio en la Plaza de Los Naranjos. 

Todo esto, por supuesto, si no se consuma el golpe democrático que pretende el Gobierno de Mariano Rajoy, conocedor de sus malas expectativas electorales, que quiere dar las alcaldías con el 40% de los votos. Sería una grave antentado contra la democracia, amparándose en su mayoría absoluta para legislar, al más puro estilo de Venezuela, ese país que tanto censuran. 

Ahora mismo, con esa reforma en el horizonte, el objetivo del PP de Marbella parece claro. Con la misión casi imposible de revalidar mayoría absoluta, han iniciado una alocada carrera para conseguir ese 40% que quiere imponer Rajoy y que les permitiría mantenerse en el sillón. 

La baza que van a jugar está clara, obras, obras y más obras, todas listas para terminarse a primeros de año. Desde el parque sobre el soterramiento de San Pedro, a la piscina de Miraflores, pasando por el Plan Marbella Centro, el Trapiche del Guadaiza o el saneamiento de Fuente Nueva. 

Difícil tarea la de embaucar de nuevo a los ciudadanos, incluso prometiendo una rebaja del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) para el año electoral mientras ha castigado sus bolsillos hasta ahora de forma cruel. Ya solo falta que vuelvan a ofrecer trabajo en la ampliacion de La Bajadilla. 

Además, en unos días, la alcaldesa deberá acudir a los juzgados para declarar, en calidad de "querellada" según el auto de la jueza. Un promotor libanés la acusa de delitos graves y variados: prevaricación, estafa, usurpación y falsedad en documento público. No es, desde luego, el mejor comienzo del curso político. 

Aprovechando este tema, hay quien vincula la presencia de la regidora en los tribunales con que el nuevo Rey haya hecho la de "Bienvenido Mister Marshall", pasando de largo por Marbella. Nadie comprende por qué un foro España-Estados Unidos que se celebra en el Hotel Don Carlos se tiene que inaugurar en Málaga, a donde irá el monarca. 

Es difícil saber cuál es la razón y tenemos que entrar en el terreno de las hipótesis. No creo que sea culpa de Felipe VI, sino más bien de un Gobierno que ha decidido "enviarlo" a Málaga. Si en el poder estuviesen los socialistas escucharíamos aquello de que no quieren a Marbella. Pues parece que ellos tampoco. 

Pero volviendo al tema electoral, analizando al resto de formaciones, el PSOE ganó las europeas, sus primeros comicios en diez años en el municipio, sin duda un buen resultado pese a la pérdida de votos. Aún no tienen candidato oficial, que presumiblemente será José Bernal tras el proceso de primarias, pero se presentan como la fuerza que puede liderar un pacto para desbancar al PP. 

Opción Sampedreña no tiene problemas con la política nacional ni con el tan criticado bipartidismo, por lo que espera buenos resultados. Mantener sus tres concejales parece un objetivo más que asequible.

Izquierda Unida, con candidato ya definido en la figura de Miguel Díaz, tenía buenas previsiones electorales, buscando el tercer concejal, pero habrá que ver cómo le afecta el auge de Podemos. Las encuentas les sitúan en retroceso a nivel nacional y regional. 

UPyD, sin demasiado movimiento en el municipio, y a la espera de elegir candidato/a, parece claro que va a tener un concejal con el único tirón del partido a nivel nacional. 

El Partido Andalucista aparece con muy pocas expectativas. Quieren hacer olvidar su pasado en el municipio, pero para ello han apostado por un candidato tránsfuga, que está en el Ayuntamiento utilizando un acta del PSOE en nombre de los andalucistas. En las pasadas elecciones lograron 469 votos con él en las listas, resultado que no invita al optimismo. 

Así están las cosas al inicio del curso político, pero queda mucho por delante y la batalla se presenta encarnizada. Por delante, nueve meses muy intensos, con el futuro de Marbella y San Pedro Alcántara en juego para los siguientes cuatro años. 

jcangulom@marbella24horas.es
HC Marbella International Hospital
Roma Abogados
Toma y daca
Hidralia Día del Agua
Gallardo Viajes
Hidralia
Dental Mahfoud
Campus altas capacidades
Fernando Moreno
Blogs
El tiempo en Marbella
EL TIEMPO HOY
El Esplendor
JVL
Pivesport
Marbella24horas.es 2019 ©