¡Rusos, os recibimos con alegría!

02/02/2013
Con la crisis azotando cada vez más con fuerza Marbella y San Pedro Alcántara, y con el jeque Al-Thani pasando de largo, el municipio se aferra ahora a otro Mister Marshall que, esta vez sí, parece que va a detener su coche. Los inversores rusos pueden ser la salvación en esta época de decadencia económica, donde los rublos están pasando menos apuros. Rusia está de moda, con festivales de cine, el proyecto de una iglesia ortodoxa y, algo ya concreto, la salvación de la Unión Deportiva Marbella. Como decía la canción de la película, en su nueva versión, ¡Rusos, os recibimos con alegría! 

Una vez más, y van ya unas cuantas, el primer club de fútbol de Marbella, en cuanto a la categoría en la que milita, se ha salvado de la desaparición. Sobre la campana, apurando al máximo la incertidumbre, pero ha vuelto a ver la luz. Tenemos nuevos inversores, o como ellos prefieren que se les llame, gestores, ya que la inversión se realiza para ganar dinero y aquí, al menos en el fútbol, solo van a perderlo. 

Los rusos tienen muy claro este aspecto, lo cual es un buen punto de arranque. Ahora, no nos engañemos, tampoco son tontos, y su intención es buscar otras vías de retorno del capital que aporten que, de inicio, va a ser más de un millón de euros. Ahí es donde va a jugar un papel fundamental el Estadio Municipal, algo que todavía está por definir con las autoridades locales, aunque ya se ha esbozado en varias reuniones. Desde el Ayuntamiento, como no puede ser de otra manera, se ve con muy buenos ojos la llegada de estos empresarios con ganas de aportar a la ciudad.

Todo el proceso para salvar al Marbella ha sido largo y costoso, nunca una inversión de este tipo es sencilla. Pero los pasos se han ido dando con firmeza, siempre guiados por los abogados de las dos partes, con seriedad, no a través de conversaciones en los bares. Justo es ahora reconocer que los contactos los iniciaron en noviembre dos aficionados, Francisco Trujillo y Antonio Decós, este último otrora mecenas del deporte marbellí. De ellos informaron el día 29 de ese mes en la reunión para formar la junta gestora, de la que pasaron a formar parte. 

Ya en ese momento, y durante todo este tiempo, su trabajo se tomó a broma desde distintos ámbitos, entre ellos el del resto de miembros de ese grupo que se puso al frente del club y algunos socios y ex directivos que, no solo nunca confiaron, sino que buscaron la célebre alternativa de "los madrileños" y hasta se reunieron con el egipcio que quería poner ya mismo el dinero. Al final, todos ellos tuvieron que rendirse a la evidencia y, a regañadientes, han terminado hasta felicitando públicamente a Trujillo y Decós por su gestión, la única que ha llegado a buen puerto.

Estos meses no han sido fáciles para nadie. Los futbolistas lo han pasado mal y los que ha aguantado, que no era sencillo, ahora tienen su recompensa. Pero me atrevería a decir que quien peor lo ha pasado ha sido Adrián Cervera. El técnico ha tenido que vivir con la espada de Damocles de constantes rumores sobre su destitución, nunca basada en argumento deportivos, sino personales, o más bien caprichosos. 

A Adrián se le ha faltado al respeto de forma injusta e injustificada por parte de quienes fantaseaban y fantasmeaban con soluciones imposibles. Será mejor o peor entrenador, caerá mejor o peor, sabrá más o menos, pero su trabajo está siendo honesto y en el fútbol el dios supremo, nos guste o no, son los resultados, y los suyos al frente del equipo son buenos, eso no es ni tan siquiera opinable, es así. Con una plantilla muy joven, tenía al equipo segundo cuando empezó la crisis y el año pasado se jugó fase de ascenso.

El técnico ha aguantado y ha recogido el premio a la paciencia, ha sabido esperar. La nueva directiva rusa, salvo giro radical, tiene previsto mantenerlo hasta final de temporada. Una vez que consoliden su proyecto tendrán que tomar decisiones y la planificación de la próxima campaña es una incógnita ahora mismo. De todas formas, su entrada en el club, en contraste con la llegada de los nuevos inversores a la vecina Estepona, está siendo coherente. No han querido hacer limpieza en la plantilla que ha sufrido estos meses, sino que la han reforzado. Realizar ahora un fuerte desembolso para intentar llegar a la liguilla quizá habría sido una locura, mejor intentarlo el próximo año, que seguro lo harán. 

También es justo reconocer, durante este periodo de profunda amenaza para el club, la labor de los socios y ex directivos. Gente como Antonio Rivera, Antonio Pérez, Juan Torres, Miguel Sánchez y Santiago López, que tuvieron que retomar el mando de la entidad tras el engaño al que fueron sometidos por los empresarios a quienes entregaron se la entregaron a principio de temporada y que estuvieron a punto de hacerla desaparecer. Todos ellos le han mantenido el pulso al enfermo hasta que han llegado las medicinas rusas. Muchas veces se les ha criticado, pero en este punto hay que reconocer su labor. Sin ellos, el club ya no existiría. 

Y ahora se abre una ilusionante etapa, esperemos que sea la buena. Atrás quedan nombres como Juanjo Pascual, Alfredo Guerisoli, Ian Radford, Rafael González Cobos (a quien habría que hacer un monumento), Manuel Hernández y Francisco Zamora. Tras perder el club la subvención que le otorgaba el Ayuntamiento en la época del GIL, hubo que tirar de estos proyectos, que no cuajaron, veremos si lo hace el de los rusos. La expectativas también son muy buenas y esperemos que está vez sea la definitiva. De momento, han llegado con ganas de hacer borrón y cuenta nueva, además de con transparencia y facilitando el trabajo de los medios de comunicación, algo que hacía falta. 

La solución del club pasa, ineludiblemente, por su transformación en sociedad anónima deportiva, idea que ha existido siempre desde que la planteó Juanjo Pascual pero que nunca se llevó a efecto. Los rusos también la tienen y ese puede ser el punto de arranque para dar mayor consistencia al club. Marbella necesita un referente futbolístico en una categoría importante, pero para ello también es necesario el apoyo de la afición, algo que ahora mismo no existe. 

Lo que está claro es que Rusia está de moda en el municipio y en la Costa del Sol. Su mercado turístico es uno de los más emergentes y punto de referencia para nuestras instituciones. Además, hace poco se ha organizado una iniciativa pionera como ha sido el Festival de Cine Ruso. Ojalá el capital que llegue desde este país nos permita un respiro en tiempos tan difíciles, no solo en el fútbol. 

jcangulom@marbella24horas.es 
Hidralia Día del Agua
Toma y daca
Campus altas capacidades
Gallardo Viajes
Fernando Moreno
Hidralia
HC Marbella International Hospital
Roma Abogados
Izquierda Unida
Dental Mahfoud
Blogs
El tiempo en Marbella
EL TIEMPO HOY
Pivesport
El Esplendor
JVL
Marbella24horas.es 2019 ©