Ángeles Muñoz vuelve al asalto de las lindes con Piña de la mano

21/07/2018
Tras el regreso de Ángeles Muñoz a la alcaldía, parecía que estaba dispuesta a no pisar más charcos y que había aprendido la lección de las urnas, que la dejaron sin mayoría absoluta y sin gobierno. Daba la sensación de que quería llegar inmaculada a mayo de 2019, pero al final, para entendernos, la cabra tira al monte. Ni siquiera once meses ha tardado en volver a mostrar los que siempre han sido sus intereses reales, cambiar las lindes con Benahavís. 

No hay nada nuevo, salvo un aspecto. "La vida te da sorpresas", que cantaba Rubén Blades sobre la que le dio a Pedro Navaja, matón de esquina. Pues en Marbella nos ha dado la de ver a Rafael Piña apoyando la tropelía que otra vez intenta hacer Ángeles Muñoz y contra la que tanto luchó. 

Porque de Manuel Osorio poco o nada se puede esperar, pero hay quien pensaba que en Piña existía aún algo de dignidad política, algún mínimo crédito, que parece dispuesto a dilapidar. 

Atrás quedan otros tiempos de máxima beligerancia de OSP en la defensa de la integridad territorial de Marbella, que en realidad era la de San Pedro Alcántara. Ahora, ellos sabrán por qué, aunque todos lo imaginamos, adoptan un postura sumisa e incomprensible

Tendrán que explicárselo a sus vecinos y difícil lo tienen. Las lindes, sorpresas de la vida, pueden convertirse en la tumba política de un partido agonizante, que hizo bandera de este asunto y que, además, sigue sin justificar la traicionera moción de censura que plantearon ahora hace casi un año. 

En Ángeles Muñoz, ninguna sorpresa. Sigue a lo suyo, la alcaldía es un fin para lograr sus intereses personales, siempre estuvo claro, pero ahora aún más. 

Con nocturnidad y alevosía, o traducido, en pleno verano, vuelve a intentar cambiar las lindes entre Marbella y Benahavís, curiosamente de nuevo en la zona donde está su mansión y tienen intereses inmobiliarios sus familiares. 

En su día quiso ceder 170.000 metros cuadrados de terreno de su municipio al vecino, algo inédito en un alcalde/alcaldesa de España y que ya la incapacitaba en su día para serlo de Marbella. La presión popular y política hizo que aquel intento se pudiese parar, pero ahora vuelve a la carga. 

Aprovechando la tramitación de la adaptación de PGOU del 86 a la actual legislación andaluza, quiere volver a mover las lindes, no ha dejado pasar la oportunidad. 

Es cierto, lo tienen claro y así lo repiten desde el PP, que un Plan General no puede alterar los límites entre dos municipios, pero sí generar discrepancias que, como ya ocurrió en su día, se tengan que resolver con un expediente de alteración de lindes, como el que frenó la Junta en septiembre de 2015. 

Ahora vamos hacia el mismo camino. Se mueven las líneas en el documento actualmente vigente y que será la base a la hora de hacer el nuevo Plan, una labor que comenzará a primeros de año, cuando surgirá la necesidad de aclarar este asunto y de un nuevo expediente. Seguro que está todo calculado. 

De momento, lo que pretende hacer Ángeles Muñoz es muy sencillo de explicar. La linde entre Marbella y Benahavís se fijó en 1873 y figura así en el Instituto Cartográfico de Andalucía. 

Pero en el Plan del 86 se grafió de forma errónea un nuevo límite, que es beneficioso para Marbella, porque le da más terrenos. Pero ahora el PP quiere poner una nueva línea, como se puede apreciar en el gráfico, en color rojo, en la que Marbella pierde muchos metros cuadrados. 



Se habla también estos días de la célebre alegación 310 que se hizo al PGOU del 86, que no es más que el planteamiento de un vecino, que detectó que la linde no era la histórica y pidió que se reflejase de foma correcta. 

La alegación se estimó, pero el límite nunca se corrigió, dejando el mencionado anteriormente (en negro en el gráfico superior), que daba más terrenos a Marbella, lo cual no es correcto, pero tampoco dañino. En todo caso, que proteste Benahavís. 



Todo lo demás que está haciendo el PP, e incluso, de forma lamentable, OSP, es embarrar el terreno, como en su día hacían muchos entrenadores cuando su equipo se enfrentaba a otro que jugaba mejor al fútbol y ante el que no tenían argumentos técnicos para plantarle cara. 

Solo queda esperar que, antes del pleno del próximo viernes 27, Rafael Piña y Manuel Osorio reflexionen, recuperen la dignidad política y no apoyen a Ángeles Muñoz en su intención de dar un bocado a San Pedro Alcántara. 

Sinceramente no creo que se opogan a su socia de gobierno, las lindes ya nos les importan, ahora priman otros intereses. Hay quien ha acuñado el término 'trincalina' para definir la situación.

Y no solo se viene a la cabeza la canción de Rubén Blades, sino también una mítica película, "Por un puñado de dólares".


Fernando Moreno
Gallardo Viajes
Dental Mahfoud
Toma y daca
Hidralia Día del Agua
Izquierda Unida
HC Marbella International Hospital
Hidralia
Roma Abogados
Campus altas capacidades
Blogs
El tiempo en Marbella
EL TIEMPO HOY
Pivesport
JVL
El Esplendor
Marbella24horas.es 2019 ©