¿Marbella necesita la Copa Davis o mejores instalaciones deportivas?

29/10/2017
Cuando Marbella fue nombrada en 2009 'Ciudad Europea del Deporte' para mayor gloria de los políticos de turno sonó ridículo ante las graves carencias que tenía el municipio en cuanto a instalaciones y también en el apoyo a sus deportistas. Aquel año se consiguió traer la Copa Davis, gastando dos millones de euros, y ahora se vuelve a intentar, con la mitad de coste, pese a que, ocho años después, las necesidades continúan siendo prácticamente las mismas. ¿Merece la pena?

En 2009 habían pasado tres años de la operación Malaya y solo dos desde las elecciones que pusieron fin de forma definitiva al gilismo. El municipio estaba aún estigmatizado por la corrupción y necesitaba darse a conocer a través de otro tipo de noticias más allá de las que hablaban de bolsas de basura llenas de billetes. 

En ese contexto se puede entender y justificar, que la entonces alcaldesa, Ángeles Muñoz, decidiera apostar por un evento deportivo de relevancia como la Copa Davis para que proyectara una imagen distinta de Marbella. Ya se había intentado en 2008, buscando la semifinal ante Estados Unidos que finalmente se llevó Madrid. Y se logró al año siguiente, con la eliminatoria de cuartos de final ante Alemania. Fue todo un acierto. 

Costó dos millones de euros, ya que entonces el canon que pidió la Federación fue de 800.000 más IVA, a los que hubo que sumar el resto de gastos de organización como, por ejemplo, el acondicionamiento de la Plaza de Toros de Puerto Banús, que fue cedida de forma gratuita -eso se dijo- por el empresario Emilio Rodríguez. En aquella ocasión se tuvo como rivales a El Puerto de Santa María (Cádiz) y Zaragoza. 

El municipio tenía grandes carencias en materia deportiva, sobre todo en cuanto a instalaciones, que se podrían haber aliviado con esa inyección de dinero que se destinó al tenis. Pero se apostó por la publicidad que ofreció la Copa Davis, pese a que Nadal fue baja de última hora. Aquel año España terminó ganando la "ensaladera" y en el camino estuvo Marbella. 

Durante los ocho años consecutivos que estuvo el PP en el gobierno municipal (2007-20015), poco se hizo por el deporte. Se cambió el césped artificial de varios campos de fútbol gracias a los fondos del llamado Plan ZP, y se construyeron dos piscinas, ambas luego privatizadas, que no pudieron ser utilizadas por el club de waterpolo, que tuvo que irse a jugar a Torremolinos y a Vélez- Málaga. 

En los dos años del tripartito al frente del Ayuntamiento (2015-2017) tampoco se hizo una apuesta clara por el deporte. Eso sí, fueron solo dos años, ya que el mandato fue interrumpido por la moción de censura que devolvió el gobierno al PP. 

Los problemas del deporte marbellí y sampedreño continúan siendo, por tanto, los mismos, sin que hayan tenido solución. Las instalaciones siguen en estado lamentable y no hay perspectivas de que se construyan nuevas. Además, los clubes y deportistas mantienen sus problemas de patrocinio y muchas dificultades para seguir adelante. Pero, de nuevo, se opta por la Copa Davis para gloria, sobre todo, de los políticos. 



El pasado mes de abril, cuatro clubes: CB Marbella, Marbella Rugby Club, Waterpolo Marbella y Costa del Voley crearon la plataforma "Unidos por el deporte" ante lo que consideraban una situación insostenible para el deporte base de Marbella. Se quejaban de falta de instalaciones y del mal estado de las existentes, así como de la ausencia de inversiones. 

Varios de estos clubes ya se han apresurado a aplaudir en Twitter que Marbella acoja la Copa Davis. ¿Quizá ya se han resuelto sus problemas y no ven mal que se gaste el dinero en el tenis y no en deporte local? No lo creo, y esto convencido de que, en privado, coincidirán con las opiniones expresadas en este artículo, pero públicamente no lo dirán porque el miedo ha regresado a Marbella. 

Mientras el dinero se destina a la Copa Davis, la saturación del pabellón Serrano Lima, que afecta a baloncesto y voleibol, continúa siendo la misma que el pasado mes de abril y que en 2009. La pista se volvió a inundar con las tormentas de hace un par de semanas, algo que ocurría por enésima vez.

El estadio Municipal de Marbella continúan cayéndose a trozos y la pista de atletismo es antirreglamentaria como lo ha sido siempre. El tirador Miguel Cortés y su hijo Enrique, dos de los deportistas más laureados del municipio, siguen mendigando patrocinios sin que nadie se preocupe por ellos. El club de waterpolo seguirá sin equipo sénior porque lo retiró por la falta de apoyo económico al tener que jugar en Vélez sus partidos como local.

La Davis llegará, está por ver, ya que por el momento solo se ha presentado la candidatura, y pasará, pero los problemas se mantendrán. ¿Cuándo se va a invertir de una vez por todas en el deporte de Marbella?

Los grandes eventos son interesantes, no cabe duda, pero al final la política es cuestión de prioridades. El tripartito optó en su día por apostar por el triatlón de larga distancia, un Ironman, que cuesta 150.000 euros, que se iban a costear con un patrocinador, y traerá al municipio a unas 6.000 personas de todo el mundo. La prueba se espera que tenga un impacto económico de 12 millones de euros

La Copa Davis costaría un millón de euros y su éxito publicitario está muy supeditado a que se dé un enfrentamiento entre dos de los mejores tenistas del mundo, Nadal y Murray. Si el español se cae, igualmente se viene abajo el efecto que puede tener la eliminatoria. Sin duda, demasiado dinero y demasiado riesgo con todo lo que hay por hacer. 

¿Merece la pena traer la Davis o la Vuelta Ciclista a España, o invertir de una vez por todas en el deporte base del municipio? En contexto político, lo segundo parece claro que daría más votos, aunque lo ideal, sin duda, sería hacer ambas cosas. De momento, solo se hace una para llenar egos. 
Campus altas capacidades
HC Marbella International Hospital
Toma y daca
Hidralia Día del Agua
Gallardo Viajes
Roma Abogados
Hidralia
Fernando Moreno
Dental Mahfoud
Blogs
El tiempo en Marbella
EL TIEMPO HOY
Pivesport
El Esplendor
JVL
Marbella24horas.es 2019 ©