Clínica Ochoa interiores
LOCAL | SEMANA SANTA

El Cristo de la Columna y la Virgen Blanca llenan el Lunes Santo de Marbella

J. C. A. | 15/04/2019
     Comentarios
0
El Cristo de la Columna y la Virgen Blanca llenan el Lunes Santo de Marbella
  • El Cristo de la Columna, saliendo de la iglesia de La Encarnación, tras las estación de penitencia. (Foto: J.C.A.)
La Hermandad del Santísimo Cristo Atado a la Columna y María Santísima Virgen Blanca ha recorrido este Lunes Santo las estrechas calles del Barrio Alto de Marbella, como siempre con paso lento, sin prisa, en una noche excelente en lo meteorológico y con mucho público durante el recorrido por esta parte emblemática de la ciudad. Las saetas han sido las habituales protagonistas. 

Pocos instantes después de las 20:30 horas se abrían las puertas de la ermita del Santo Cristo para iniciar un año más la procesión, que abría la espectacular Cruz Guía, obra de Juan Carlos García Díaz, que se estrenó en 2017.

La noche era espléndida, con una temperatura ideal y sin riesgo de lluvia, para disfrutar de este desfile, que tiene un sabor especial por la zona por la que discurre, con calles angostas, y un recorrido salpicado de bellísimas saetas.

Han sido más de cinco horas en las calles del Barrio Alto de Marbella, en un excelente desfile procesional de esta cofradía. 

Sorteando como cada año la columna que sostiene el coro de la ermita, salía primero el Cristo Atado a la Columna, precedido por nazarenos con túnica verde y capirotes blancos y por las mantillas.

Este año, como el anterior, volvía a salir solo, sin las tallas del sayón, el verdugo que azota a Jesucristo, y la del soldado romano. 

Abría el cortejo la Sección de Tambores de Algatocín y, acompañando a Nuestro Señor iba la Agrupación Musical de Marbella.

Enseguida, la primera saeta, en la calle Ancha y, a continuación, la Virgen Blanca, con sus nazarenos con túnicas blancas y capirotes verdes y la compañía de la Banda de Música Vera Cruz de Estepona.  


La Virgen Blanca, al final de la calle Carmen, casi cruzándose con su Hijo. (Foto: J.C.A.)

Tras llegar a Puente de Ronda, los tronos enfilaron por la estrecha calle Remedios, rozando los balcones y obligando al poco público que cabía a pegarse al máximo a las paredes.

El giro para tomar la calle Virgen de los Dolores y bajar su pendiente fue uno de los momentos en los que también los hermanos de trono tuvieron que demostrar, una vez más, su destreza.

Recorrido descendente para realizar la Estación de Penitencia en la parroquia de La Encarnación. En la plaza, los dos tronos casi se han cruzado, uno camino ya de la calle Trinidad y el otro para entrar al templo.

Después, paso por la plaza del Santo Sepulcro y de ahí hacia las calles Arte y Portada para enfilar uno de sus puntos más emblemáticos, la calle Lobatas, con el giro casi imposible hacia Altarazanas, probablemente el más difícil de toda la Semana Santa de Marbella.

La parte final del recorrido, bajando por Aduar hasta la calle Peral para coger de nuevo la calle Ancha hacia la plaza del Santo Cristo, donde ha tenido lugar el encuentro de ambos tronos, alzados a pulso, en uno de los momentos más emotivos de la noche.

No hubo prisa por terminar. Se canto la habitual Salve, se mecieron los tronos y se disfrutó al máximo de los últimos momentos de la procesión, para concluir poco antes de las 2 de la madrugada.

COMENTARIOS

No hay ningún comentario en esta noticia.


Escribir un comentario
Nombre (requerido)
  Faltan: 1000 caracteres

Acepto los términos legales

Roma Abogados
Footers
Toma y daca
Hidralia
HC Marbella International Hospital
Gallardo Viajes
Dental Mahfoud
Blogs
El tiempo en Marbella
EL TIEMPO HOY
Pivesport
El Esplendor
JVL
Marbella24horas.es 2019 ©