Mar-bella

26/08/2016
Son varias las generaciones de marbelleros que evocamos los espigones como una parte consustancial de nuestra vida en Marbella. Solo tenemos que preguntar a cualquiera de los que los vivieron esa época para que una sonrisa se dibuje en su rostro cuando aludimos a ellos. 

Los espigones nos traen innumerables recuerdos: nos divertíamos con la familia en los días de playa, disfrutábamos con nuestras pandillas de amigos, parejas o ligues, jugábamos al futbol, buceábamos durante horas en esos fondos marinos llenos de vida, pescábamos o celebrábamos moragas, con más sangría y patatas fritas que sardinas.

Se convirtieron en un espacio vital de la ciudad, en un lugar de convivencia, sobre todo en las épocas más calurosas, donde la vida fluía e, incluso, se concebía con nocturnidad y alevosía.

Unos recuerdos dulces para muchos que han impulsado a algún grupo en las redes sociales y en change, plataforma de peticiones por internet, a solicitar que vuelvan a construirse dichos espigones en Marbella. Sin dudar de la legitimidad de dicha reclamación, y al margen de la melancolía que suponen aquellos maravillosos años, no estaría de más señalar que cualquier construcción en primera línea de costa como espigones, paseos marítimos, sendas litorales, puertos, rompeolas o diques sumergidos son una alteración de la dinámica natural de nuestro sistema litoral, de este precioso y privilegiado rincón del Mediterráneo occidental.



Y es ahí donde confluyen conceptos antagónicos como espigones, la sobreexplotación pesquera, los cruceros, el turismo de masas o la estabilización de playas que supone una ciudad turística del calibre de Marbella frente a un medio marino de calidad y lo más naturalizado posible y que también Marbella, como ciudad verde y de excelencia a la que aspira, debería plantearse.

Por testimonios de ancianos marengos, aún vivos, sabemos de la majestuosidad de una costa con enormes barronales —como denominaban los marbelleros a los sistemas dunares por la presencia en ellos de una planta llamada barrón— que llegaban a adentrarse hasta kilómetros en el interior, salpicados de bosques frondosos de alcornoques que casi alcanzaban el mismo rebalaje. Dunas tan amplias que el camino a Málaga por diligencia era un verdadera aventura por la arena depositada en el camino, los bandidos o los arroyos que era necesario vadear. Razón por la cual, antes del siglo XX, las rutas de comunicación entre Marbella y Málaga y otras ciudades del entorno, en ausencia de puentes y debido a nuestra geografía, eran más seguras por vía marítima o por el interior, camino de Ojén.



De ese precioso litoral, que el mismo Luis de Góngora recoge en sus poesías, nos queda poco. Ahí están las Dunas de Cabopino y otras reservas dunares que nos recuerdan como eran nuestras playas. Volver a aquel paisaje idílico o a los espigones es difícil. Humanizada la costa como está, y lejos de ser nuestras playas ese espacio vivo primigenio, deberíamos plantearnos que medio marino queremos para el futuro.

Cuestiones que requieren estudiar otras experiencias, de analizar el estado real de nuestros ecosistemas marinos, de los emisarios y alcanzar el vertido cero, del impacto del turismo o la pesca, de la posibilidad de contar con barreras más naturales para frenar los temporales, de plantearnos la posibilidad de crear zonas protegidas para la fauna y flora marina que potencien un turismo verde más respetuoso con un medio ambiente marino o incluso reservas de pesca como se está barajando en la bahía de Málaga para preservar unos recursos esquilmados.

Precisamente para conocer mejor nuestro medio ambiente marino desde Marbella Activa organizamos una charla con la bióloga marina y periodista, Nora Cámara, el próximo 23 de septiembre. Desde esta ventana a la utopía les invito a asistir a este foro, libre y gratuito, para conocer qué hay bajo nuestro mar y cómo podríamos mejorar nuestro castigado ecosistema marino para beneficio de una ciudad llamada Mar-bella.
Hidralia Doce Gotas
Abastos y Viandas
Dental Mahfoud
Advanced Therapies
Fernando Moreno
AZ Jurídicos
Marfil Communities
Blogs
El tiempo en Marbella
EL TIEMPO HOY
El Esplendor
JVL
Gaber Sport Marbella
Pivesport
Marbella24horas.es 2017 ©