Marbella Ciudad Europea del Deporte: ¿de verdad interesa el deporte?

28/10/2016
Hace ya algunos años, nuestra ciudad estuvo sembrada de carteles con los que el anterior equipo de gobierno pretendía clamar a los cuatro vientos que “Marbella (era) Ciudad Europea del Deporte”. Jamás llegué a entender la intención de esta “propaganda” ni por supuesto de este “distintivo”, del que en mi humilde opinión no éramos y a día de hoy seguimos, sin ser merecedores del mismo.  

Por supuesto descarto que con esta campaña se pretendiese presumir de una política deportiva de la que sentirse orgullosos; como broma, además de ser de mal gusto, suponía un insulto a la inteligencia y de paso un pulso a la paciencia, de la ciudadanía en general, y a los aficionados al deporte en particular.

Por citar un solo ejemplo: ¿qué pensarían de esta maniobra los dirigentes de los clubes de atletismo de nuestro municipio, cuyos niños deben ir a entrenar al Paseo Marítimo u otros lugares análogos ante la falta de una pista de atletismo (me niego a calificar así las instalaciones del estadio municipal? Y como tampoco quiero ser excesivamente hiriente no me referiré (bueno sí aunque sólo sea para mencionarla) a la piscina, pese a cuyas dimensiones y condiciones, existe un club de waterpolo y otro de natación que consiguen logros deportivos.

Por tanto, sospecho que existe una sola posibilidad para que se cometa tal atropello al sentido común y a la moralidad; que “Marbella Ciudad Europea del Deporte”, cual título nobiliario, sea una marca al alcance de todo aquél que esté dispuesto a pagar el canon correspondiente, independientemente de que reúna o no los méritos necesarios para ello: instalaciones deportivas óptimas para la práctica del deporte en sus diferentes modalidades y un decidido apoyo institucional a la creación de una cultura deportiva. Ni una cosa ni la otra existían en el momento en que se colocaron los carteles.

Como recita Joan Manuel Serrat (porque Serrat no canta, recita): “La verdad nunca es triste, lo que no tiene es remedio”, y mal que pese la verdad de hoy es que el deporte de cantera en nuestro país depende de la motivación y el compromiso de unos quijotes iluminados que sacrifican su fortuna, su vida y su familia, por un “…sueño que sólo ellos ven”.

Y la pregunta que se deben formular aquéllos que disponen de los medios y recursos para cambiar la realidad es si realmente importa el deporte; si realmente creen en esta maravillosa herramienta de socialización y de educación que es la actividad física. A día de hoy mi opinión es que no, porque lejos de fomentar y procurar las condiciones y herramientas necesarias para que la práctica del deporte sea posible en todo momento, seguimos enfrentándonos a molinos de viento cada día, con el único consuelo de saber que hacemos el bien.

¿Acaso hay alguien que piense que Paul y Marc Gasol, Rafa Nadal, Mireia Belmonte, Carolina Marín, Javier Gómez Noya, el ya retirado David Cal y tantos otros, vienen de París recurriendo a la metáfora de la cigüeña? Solo ellos y sus entrenadores sabrán cuántas horas de entrenamiento y sacrificios en soledad hay detrás de cada triunfo.

Lo cierto es que todos ellos proceden de los clubes de cantera, cuyos dirigentes son en su inmensa mayoría una rara especie en extinción, cuyas señas son la generosidad, la solidaridad, la esperanza en una sociedad mejor y la creencia de que el deporte es el vehículo para conseguirlo, siempre y cuando vaya adornado con la formación en los valores propios de este maravilloso mundo (aunque sobre este tema escribiré otro día con más detenimiento).

Estos días atrás como un tema recurrente cada año por estas fechas, en mi condición de presidente del CB Marbella cuyos equipos son usuarios de las instalaciones deportivas, he estado al tanto del reparto de las franjas horarias de las mismas, informado por nuestro director técnico responsable de realizar el cuadrante de pistas en colaboración con el coordinador; las conclusiones a las que hemos podido llegar son:

1.- Que sigue existiendo un déficit de instalaciones deportivas en un doble sentido: por una parte, deterioro por falta de mantenimiento de las que fueron construidas en el asado, algunas como el Pabellón Serrano Lima hace más de treinta años; y de otra, la necesidad de construir otras más modernas y adecuadas a las modalidades deportivas que deben usarla (atletismo, natación, waterpolo, etc...).

2.- Que los clubes usuarios de dichas instalaciones somos poco solidarios entre nosotros, pues nos preocupamos más de tirar de la manta para taparnos los pies, aunque ello suponga dejar al descubierto las manos. Deberíamos reflexionar sobre ello y ser consciente que en el deporte somos los dirigentes los primeros que debemos dar ejemplo en algo tan sencillo como saber compartir y ser generosos con el “rival”, entendiendo como tal al club del mismo municipio también demandante de las instalaciones, aunque dicho sea de paso, lo idóneo sería no tener compartir como entidades distintas sino unirnos para sacar un mayor rendimiento a los recursos, pero este también será tema para otro artículo. Por tanto, debo decir que como en tantos otros ámbitos de nuestra vida, además de exigir deberíamos ser también más generosos en el esfuerzo de proponer soluciones.

3.- Que la falta de instalaciones deportivas adecuadas no es un problema que se haya generado en la actualidad, sino que es una realidad que se ha venido gestando desde durante todo estos años, ante el desinterés de quienes tienen la responsabilidad de gestionar los recursos públicos e invertirlos en paliar aquellas necesidades que la ciudadanía demanda; sin embargo, hemos llegado a una situación insostenible como consecuencia del crecimiento de la población que práctica deporte y que ha “desenmascarado” definitivamente este importante déficit.

4.- Que aun a riesgo de que mi opinión pueda ser mal interpretada o manipulada, por primera vez desde que tengo relación con el mundo del deporte he constatado una conciencia por parte de los actuales responsables de la corporación de la necesidad de revertir esta situación con el firme propósito de generar los recursos humanos y materiales necesarios, por lo que si existe una luz, ánimo a todos aquellos que podemos unir nuestras fuerzas, que no dejemos que se apague.

Hasta la próxima
Dental Mahfoud
Marfil Communities
Hidralia Doce Gotas
Abastos y Viandas
Fernando Moreno
AZ Jurídicos
Advanced Therapies
Blogs
El tiempo en Marbella
EL TIEMPO HOY
JVL
Pivesport
Gaber Sport Marbella
El Esplendor
Marbella24horas.es 2017 ©